04 de Octubre del 2022

Municipios

Espuma de Valsequillo es una cámara de gas y se generó desde hace 5 años

-

De acuerdo con la ambientalista Verónica Mastretta, la densa espuma se genera por las descargas del río Atoyac a la presa de Valsequillo. Incluso, mencionó que no se nota esta masa debido a que normalmente está al otro lado de la compuerta

Por Yonadab Cabrera Cruz /

La densa espuma que cubrió parte de la presa de Valsequillo en el estado de Puebla es una cámara de gas por todos los componentes químicos que contiene y además, se ha formado de manera permanente desde hace 5 años sin que las autoridades que han pasado por los distintos niveles de gobierno hayan hecho algo, reveló la ambientalista Verónica Mastretta Guzmán.

Este lunes 22 de julio, los poblanos se alertaron por la densa capa de espuma que se extiende por el lago de Valsequillo, debido a que un hombre de 32 años llamado Ignacio, intentó tomarse una selfie en la espuma y nunca salió, por lo que se movilizaron los bomberos y rescatistas para salvarlo, pero se presume que pudo caer al canal de la presa.

VER: FOTOS: Así se ve la espuma tóxica que se tragó a un hombre en Valsequillo; mide más de dos metros de altura

En entrevista con RAYAS, Verónica Mastretta quien pertenece a la asociación civil Dale la Cara al Atoyac —que lucha por salvar al tercer río más contaminado de México— explicó que esta pared de densa espuma existe desde hace 5 años y se genera justo en la compuerta por la que se descarga el afluente a la presa.

Esta espuma ha estado ahí todo el tiempo, solo que estaba del otro lado de la compuerta. Se genera por la descarga del agua que va agitando el jabón y todo lo que trae el río, por eso es que se hace así”.

La especialista en temas de medio ambiente aseguró que esta espuma es irrespirable y puede resultar muy tóxica, debido a todos los componentes químicos que contiene dicha pared como el Fosfato.

Incluso, mencionó que se deberían de cambiar las leyes mexicanas para exigir a las empresas que al menos produzcan jabones biodegradables, pues todas estas sustancias se convierten en “alianzas perversas” que dañan el medio ambiente y la salud de las personas y la fauna que habita en el lugar.

Verónica Mastretta informó que desde hace 5 años Dale la Cara al Atoyac ha documentado las paredes de espuma que se forman en las compuertas de la presa de Valsequillo y mencionó que éstas tienen sus picos pues hay horas y días en los que están más fuertes.

La tóxica capa de espuma

Algunos de los bomberos y personas que estuvieron en las labores de rescate de Ignacio, refirieron que La gente que estuvo involucrada en las labores de rescate, aseguraron que al estar en el lugar empezaron a sentirse mareados, con náuseas y algunos de ellos por momentos sintieron que iban a perder el conocimiento.

Y es que la densa espuma tapizó varios metros de distancia sobre el canal que va de la compuerta de la presa hasta el vaso. También se expandió hacia lo alto, era como una densa bruma salida de una película de terror o una serie de ficción.

Las descargas en la ciudad de Puebla

El responsable del Proyecto de Geociencias Aplicadas de Sustentabilidad de la BUAP, Ignacio Muñoz Máximo, reveló que en apenas 7 kilómetros de su recorrido por la ciudad de Puebla, el río Atoyac es contaminado por 319 puntos de descargas tóxicas, las mismas que van a parar a Valsequillo.

VER: En apenas 7 kilómetros, Río Atoyac es contaminado por 319 descargas tóxicas

La contaminación del Atoyac causa cáncer

El 21 de marzo de 2017, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) advirtió que la contaminación del Atoyac es causante de diversas enfermedades en la población que vive a la orilla del cuerpo del agua, específicamente cáncer.

Por esa razón, emitió una recomendación a los estados de Puebla y Tlaxcala para que atiendan el problema de salud pública que se ha generado. Para documentar la situación, incluyó distintas investigaciones de instituciones como la UNAM, la Cofepris y Conagua, el Instituto Nacional de Salud Pública, entre otras, en las que se advierte del riesgo sanitario en el que se encuentran las poblaciones de Tlaxcala y Puebla que se ubican sobre la rivera de tercer río más contaminado de México.

VER: Contaminación del Río Atoyac provoca cáncer, alerta CNDH

 

COMENTARIOS