21 de Julio del 2019

¿Te han hecho ghosting?

Por Betzabé Vancini / /
¿Te han hecho ghosting?
Foto: Especial

Tú, yo y el Ello...

El ghosting proviene del vocablo anglosajón “Ghost” que significa fantasma y en su aplicación cotidiana se refiere a tratar a una persona como un fantasma o como si no existiera, es decir, se trata de ignorar a alguien y es una forma de violencia psicológica.

Esta actividad es más frecuentemente hecha por adolescentes y adultos jóvenes que se encuentran entre la secundaria y la universidad. Hacer ghosting “aplica” cuando una persona te resulta tan molesta que en lugar de pelear con ella, prefieres ignorarla. Sin embargo, al tratarse de una forma de la ley del hielo, se considera violencia psicológica pues puede tener consecuencias graves en el autoestima de la persona que es tratada así.

Muchos jóvenes me refieren en terapia sentirse ignorados o me cuentan que en su grupo de clases son “inexistentes” lo cual les hace sentir frecuentemente inseguros, no deseables y como si no formaran parte del grupo de amigos o de clases. El mecanismo del ghosting es el siguiente: cada vez que la persona ignorada dice algo, los demás hacen como si no hubiera dicho nada, como si no estuviera ahí o no hubiera saludado. Es frecuente que la persona vuelva a saludar o hacer notar su presencia y reciba nuevamente una respuesta nula por parte de los demás. El objetivo de esta forma de violencia psicológica es que la persona ‘ghosteada’ se sienta incómoda, se retire y restrinja su interacción con el grupo en las próximas ocasiones, es decir, es sacarle completamente de la dinámica.

Ser víctima de ghosting es muy poco considerado como una forma de bullying y frecuentemente en las escuelas no lo toman en cuenta como agresión, pero sí lo es. La premisa es: “me chocas tanto que ni siquiera me voy a tomar la molestia de voltear a verte o contestarte.” Es como decirle a la otra persona que no vale la pena ni de ponerle atención. Lo peor de todo es que, en muchos ambientes escolares, son los propios maestros los que le hacen ghosting a los alumnos que consideran molestos o a los que no quieren atender. Esto va causando problemas de autoestima en la persona ignorada, pues frecuentemente se pregunta si su presencia es importante en el grupo o si podría un día desaparecer y nadie lo notaría. Estos sentimientos de inseguridad vuelven a la persona retraída, tímida y con mayor frecuencia se dejarán maltratar por las personas que sí les ponen atención. Muchos adolescentes refieren sentirse también así en casa, ya sea porque sus padres les ignoran o porque sus hermanos llevan a cabo esta práctica.

El tema no se queda ahí, actualmente hay muchas parejas que tienen como práctica usual entre ellos hacerse ghosting cuando están molestos, incluso si están físicamente juntos en ese momento. Es decir, que por absurdo que parezca, las parejas fingen que el otro no está ahí aún cuando están ambos en el mismo sillón, el auto, el restaurante, etc., en lugar de hablar de sus conflictos o retirarse cada quien por su cuenta.

¿Qué tipo de personas hacen ghosting?

Las personas que llevan a cabo esta actividad suelen ser personas evasivas del conflicto. Les cuesta mucho trabajo encarar a las personas que les molestan o pedir con claridad lo que necesitan, así que prefieren ignorar a la persona o la situación que les incomoda. En muchos casos, hay otras personas que se unen a esta práctica -por ejemplo, el resto de los compañeros de clase o un grupo de amigos-, y los que se suman a esta iniciativa suelen hacerlo a veces por morbo o crueldad de ver la reacción de la persona ignorada, lo cual incluye a veces bromas o burlas que sólo empeoran la situación.

¿Qué se debe hacer?

Hay que encarar la situación. Si tú eres la persona que está siendo ignorada sería buena idea -aunque incómoda y difícil- acercarte a la persona que te está haciendo ghosting y preguntarle si tiene algún problema contigo o si hay algo que puedas hacer para mejorar la relación. Es probable que no siempre recibas una respuesta favorable, no te lo tomes personal, tú hiciste tu parte y el resto le toca al otro.

Si tú eres la persona que está haciéndole ghosting a alguien más trata de revisar por qué te molesta tanto esa persona, pero sobre todo, ¿por qué no estás pudiendo hablar de tu molestia abiertamente? ¿Qué crees que mejorará si continuas con el ghosting? La verdad es que de seguir así, lejos de mejorar algo, sólo se irá tensando más el ambiente y la incomodidad crecerá. Lo más adecuado sería que busques a la persona para hablar de tu molestia, sugerir qué podría cambiar y decirle a esa persona qué es lo que tú vas a poner de tu parte para que las cosas mejoren.

Todos merecemos ser tomados en cuenta y que nos den una oportunidad de ajustarnos al entorno. Ningún ser humano debería ser ignorado sin importar cuál sea su condición o su conducta, lo mejor será ayudarle a lograr un cambio favorable.

Como siempre, estaré atenta a todos tus comentarios y preguntas vía Twitter. Me encuentras como @betzalcoatl