25 de Agosto del 2019

Date un break

Por Betzabé Vancini / /

betza identifi

El ritmo de vida acelerado, el celular, el estrés cotidiano, el tráfico, la lluvia, los gastos, son constantes con las que tenemos que lidiar todos los días y que provocan que la ansiedad suba.

Muchas personas sufren a diario las consecuencias del estrés: aumento de peso, insomnio, irritabilidad, sentimientos de vacío, desgano, ¡hasta depresión! Y es que estamos tan acostumbrados a exigirnos tanto que se nos olvida que también necesitamos tiempo para nosotros, para estar a solas y para hacer alguna actividad que realmente disfrutamos.

A muchas personas se les va toda la semana en trabajar de lunes a sábado y vegetar el domingo frente al televisor. Ordenando comida chatarra y viendo lo que sea que haya en Netflix o en la programación abierta. Este es un tipo de neurosis a la que Viktor Frankl llamaba “neurosis de domingo”. La crisis de la poquísimas horas de desocupación a la semana en las que preferimos NO HACER NADA. Pero lamento decirte que esa inactividad lejos de ayudar, afecta tu salud psicológica y tu estado de ánimo. Principalmente porque se vuelve una actividad rutinaria que poco le permite a tu cerebro descansar a profundidad y regenerarse. Peor aún, si esperas seis días para descansar uno, pues ese día no rinde. ¿Te suena familiar?

Te escribo estas líneas desde mi ‘break’ en las bellísimas playas de Oaxaca y es que, entre consultas y clases, estoy rodeada siempre de gente atendiendo sus necesidades y a veces, dejando las mías de lado o muy lejos en la escala de prioridades. Hay que ser congruentes: si invito a otros a cuidar de su bienestar físico y emocional, yo debo cuidar del mío para poder atenderles. Y aquí estoy, disfrutando un clima inigualable en Huatulco.

Pensarás “no puedo irme ahorita de vacaciones”, “no tengo dinero”, “no tengo tiempo”, “no tengo quién me cuide a los niños”, etc., claro, no es nada fácil pero me gustaría darte algunos tips para que puedas darte un break sin necesidad de gastar dinero o de dejar de lado tus ocupaciones. Aquí te van:

⁃ Haz espacio durante la semana para una actividad que disfrutes. Puede ser leer, pasear a tu perro, tomar un café con alguien, hacer una llamada telefónica a alguien que quieras o simplemente, pintarte las uñas. Media hora basta.
⁃ Planea actividades diferentes los fines de semana: ve a eventos gratuitos, visita distintos lugares, ve a los viveros de Atlixco, lleva a tus perros al parque, organiza una taquiza en casa. El chiste es no repetir actividades cada fin de semana. Hay que ser creativos.
⁃ Haz ‘una tarde de spa’ en casa con amigas/os o tus hijas/os. Es bien fácil y barato: busca recetas de mascarillas caseras -te recomiendo la de yogurt griego con aguacate, para tres personas te cuesta más o menos $75-. Pon agua a enfriar y corta unas rodajas de naranja, mete tus pies en agua tibia y ¡listo!
⁃ Medita. Date al menos 5 minutos diarios para agradecer lo que recibes de la vida, para poner toda tu atención en el momento presente y para calmar la mente. Puedes hacerlo incluso en tu lugar de trabajo. Verás los resultados a corto plazo.
⁃ Ten plantas, dedícale un ratito diario a quitarles las hojas amarillas y a regarlas. El contacto con la naturaleza ayuda a despejar la mente.
⁃ Sal a caminar. Deja el coche o evita el camión un día y camina. Observa el panorama, date tiempo de respirar y de ver lo maravilloso que es llegar a lugares por tu propio pie.
⁃ Mójate en la lluvia. Aprovecha esta temporada y sal a brincar en los charcos como cuando éramos niños. ¡No te va a pasar nada! Te vas a distraer, a reír y a desestresar un rato.
⁃ Agárrate a los besos. Sí, eso dije. El cerebro libera enormes cantidades de endorfina y dopamina cuando besamos a alguien por más de 2 minutos. Además es una bonita forma de reforzar el vínculo en la pareja o bien, de sentir la emoción de ser deseado/a por alguien. Dos minutos de besos = dos personas sin estrés. Una ganga, ¿no?
⁃ Acaricia a tu mascota. No importa qué animalito tengas, el contacto con otro ser vivo te hará reconectarte con tus ganas de vivir y creará una sensación de bienestar en tu mente.
⁃ Hazte un té. Si estás en un ambiente estresante, tómate 4 minutos para poner agua a calentar, poner un sobre de té y prepararlo. A veces esos minutos son todo lo que necesitamos para mejorar nuestra perspectiva sobre las cosas y no sentirnos ofuscados/as.
Como puedes ver, no es la gran ciencia darte un espacio para despejar tu mente y mejorar tu calidad de vida. Aquí sí es cuestión de que QUIERAS. No dejes de lado tu Salud mental y emocional.

Como siempre, estaré atenta a tus comentarios y preguntas vía Twitter. Me encuentras como @betzalcoatl