19 de Noviembre del 2019

Qué bitch Martha Teresa Ornelas

Por E. Sarah Goza / /

queperra ident

Mis hermosos Pugbelievers quiero decirles que no hay nada peor que ser mentiroso y que te cachen. Ya ni siquiera ser ratero causa tanta vergüenza: ahí tenemos a los políticos de siempre que no tienen empacho al ser exhibidos; están los raterillos del transporte público, los de transeúnte o los pervertidos sexuales.

Sí, hoy en día no hay nada peor que ser mentiroso y que te cachen. Si yo fuera Martha Teresa Ornelas Guerrero que para los que no la conocen, es regidora de Morena en el Ayuntamiento de Puebla, pediría licencia y me iría a vivir a otro país o por lo menos a otro ciudad, pero como se ve que es una desvergonzada, anda por los pasillos del Ayuntamiento como si nada.

Guauuuuu, Guauuuuuuuuuu, guauuuuuuuu.

Es más, no sé si me está dando rabia por el calor o por el coraje de que existan personas como Marta Teresa Ornelas. Y le hace honor a su nombre… Teresa, es mala, sin corazón, vanidosa y barbosista, de hecho no sé cuál de todos sus defectos es el peor, lo que sí sé es que ni entre tantas especies animales podemos ser tan mentirosos. Ni siquiera los gatos.

Bueno, yo tenía una amiga que esa sí era muy perra, ustedes creen que la resbalosa me quería bajar a mi novio, solo porque era un Pastor Belga Malinois, militar en Alemania, y ella una corrientita que según se creía Cocker con Pedigree, pero me cambié el nombre de E. Sarah Goza a perra y me puse bien fiera para defender a mi hombre. El caso es que de ese tipo de muchachas hay muchas no solo entre las perras, también las gatas, las ratas, las ratonas, zorras o arañas.

Guauuuuuuu, guauuuuuuu, guauuuuuuuu.

Pa´ no hacerles en cuento largo, resulta que esta regidora de nombre Teresa tenía agendada una reunión importante el 5 de marzo, a las 6 de la tarde con el Consejo Capitalino de Turismo, que involucra a los restauranteros y hoteleros más importantes de la ciudad de Puebla. Y como andamos en el mood de que en Puebla todo es bello e incluyente, pues por supuesto que tenía que asistir a dicha junta.

¿Pero qué creen?

¿Se acuerdan qué otro evento hubo ese día?

¿No dan?

¿Se rinden?

Pues sí, justo el 5 de marzo, a las 6 de la tarde era el cierre de precampaña de Miguel Barbosa Huerta en la Plaza de la Democracia. A la Teresa se le hizo fácil fingir una enfermedad, inventarse una operación, un accidente y una desgracia para zafarse de la reunión oficial con los empresarios e irse de mitotera al cierra de precampaña.

Guauuuuu, guauuuuuuuu, guauuuuuuuuuu.

Hasta ahí todo iba bien. Ella andaba de fiesta aplaudiendo, gritando, agitando el brazo, levantándole la mano al Ñoño y pensando “Jajajajajaja (léase como risa de malvada) engañé a los empresarios… Jajajajajajaja… les vi la cara, se la creyeron”, se repetía una y otra vez en su mente perversa y es que prefirió ir a un evento proselitista que cumplir con su responsabilidad como funcionaria pública.

Lo que Teresa no sabe es que salió en todas las fotos del mitin de Barbosa y por supuesto los empresarios se dieron cuenta. Ahora no la bajan de una mentirosa, irresponsable, informal, mitotera e incumplida.

¡Ay Teresa!

¡Ay Teresa!

Deja de andarte inventando cuentos chinos que el día que te pasé algo ya nadie te va a creer. T recomiendo que leas el cuento de Pedro y el Lobo para que veas a lo que me refiero.