26 de Abril del 2019

Érase una vez en la Cámara de Diputados

Por E. Sarah Goza / /

queperra ident

¿Qué pensarán los amigos de Acatlán de Osorio y sus alrededores, de Tecamachalco y sus zonas aledañas y de todos los municipios que incluye el distrito 14 de que su diputada en lugar de ir a trabajar, solo va a jugar Candy Crush?

Creo que la primera respuesta que darían es: ¿Tenemos diputada? ¿Quién es nuestra diputada? ¿Nelly Maceda, esa quién es y por qué no está lavando mis trastes? Y es que es el día en que la “muy conocida y chambeadora” diputada de Morena sigue sin regresar a su distrito, es más, ni campaña hizo y ganó.

Guauuuuu, guauuuuuuuu, guauuuuuuuuuuu.

Esta muchachita que tiene un gran futuro por delante, pero en otras cosas que no sea la política, no ha presentado iniciativas, no ha ido a su distrito a regalar pelotas, no tiene ni idea de cómo hacer una gestión, pasó a la fama y será recordada porque solo sabe hacer dos cosas: calentar la curul y jugar Candy Crush.

Sí, ayer mientras se discutían cosas importantes en la Cámara de Diputados como la Guardia Nacional, mientras los diputados de Morena armaban la estrategia para defender a López Obrador de sus detractores, hablaban de la austeridad republicana y legislativa, que le bajaron a las cocas, a las galletas o el café, Nelly Maceda estaba sentada en su curul como “Juan en su casa”, recostada, con las piernas estiradas, bostezando y moviendo el pie derecho en señal de que estaba aburrida de escuchar cosas que no entendía.

Solo le faltaba el chicle y los audífonos o ¿Por qué no? Cantar como la Chimoltrufia, al fin que la casa del pueblo mexicano le tiene sin cuidado.

Guauuuuuu, guauuuuuuuuuu, guauuuuuuuuuuuu.

Pero había un ingrediente extra en este cocktel de irresponsabilidad y poca importancia a su labor legislativa. Al momento en que se discutía una de las leyes más importantes de los últimos tiempos y que puede cambiar la historia del país, Nelly Maceda estaba jugando Candy Crush….

Sí, la diputada poblana saltó a la fama por jugar Candy Crush en su celular en uno de los momentos más delicados por los que está atravesando el país.

De seguro no sabe qué es la Guardia Nacional ni qué hace un diputado, pero se ve que sí sabe cómo se juega el Candy Crush y que es muy hábil para el juego. Por lo menos espero que haya avanzado varios niveles y no se haya quedado atorada en alguno, porque de que pierde tiempo, lo pierde.

Publicidad