14 de Noviembre del 2019

Qué perro el Solovino Collantes

Por E. Sarah Goza / /

queperra ident

Yo por eso digo que nunca voy a donde no me invitan.

Aunque hay algunas personas abusivas que no les importa eso, pues a la gorra ni quién le corra.

Guauuuu, guauuuuuu, guauuuuuuuuuu.

Lo malo es que te expones a que te hagan caras, te den un mal trato o te ignoren rotundamente.

Y sí, el muerto y el arrimado a los tres días apestan.

Guauuuuuuuuuu, guauuuuuuu, guauuuuuuu.

Por eso, es que en el mitin de cierre de campaña de Miguel Barbosa ocurrido la tarde del miércoles, todos andaban con cara de fuchi, como oliendo popo de humano.

Como bien dicen, siempre hay un pendejo con iniciativa al que por supuesto nunca le salen las cosas, además de que termina siendo odiado por todos.

Guauuuuuuuu, guauuuuuuuuuu, guauuuuuuuuuuu.

La gente siempre dice que los solovinos son lo más hermoso, tierno, dulce y cariñoso que se pueda encontrar. Pero los que estamos inmerso en el mundo de los perros, tenemos una opinión diferente, son de lo peor y solo desprestigian a la especie canina.

Si no vean al Solvino Collantes, quien llegó solito al cierre de campaña del candidato de Morena a la gubernatura, Miguel Barbosa Huerta el pasado miércoles. Sí, el diputado local Jonathan Collantes hizo el feo o más bien le hicieron el feo.

Guauuuuu, guuuaaaaaaaau, guauuuuuuuuuu.

Llevó a un grupo como de 50 personas para que el candidato viera que era un “experto” en la movilización electoral, todo un operador con influencia, inteligencia y estrategia. Las 50 personas se desvivieron en porras y aplausos para el morenista, pero entre la gente que llevaron los otros movilizadores, se pagaban los gritos de los acarreados de Solvino Collantes.

Pero el mega oso del diputado sin partido que salió de Nueva Alianza y que traicionó a los Moreno Valle, no quedó ahí. Al iniciar el mitin, durante la presentación de las personalidades que acompañaban a Barbosa a cargo de Misraim Hernández, Solovino Collantes lo fue a ver una, dos, tres, cuatro y hasta cinco veces para decirle que no lo había presentado.

Guauuuu, guauuuuuu, guauuuuuuuuuuu.

Y no lo habían presentado por una sencilla razón, no estaba en la lista de personalidades a las que tenían que presentar y ahora hasta creo que tampoco estaba en la lista de invitados. Después de haber hecho su berrinche, se quedó montado y aplastado en el templete a pesar de que todos los morenistas le hacían caras y nadie si quiera quería rozar su brazo con el de él.

Cuando llegó el turno de que Barbosa hablara, también fue a susurrarle al oído que lo presentara, pero Barbosa ni siquiera sabía de quién se trataba y al final, Solovino Collantes para demostrar que estaba muy cerca, bastante cerca y era de los hombres de confianza del candidato, corrió a saludarlo y a abrazarlo, pero el ex senador nunca lo reconoció.

Ya ven porque les digo que los Solovinos no son del todo dignos.