16 de Julio del 2019

La nueva pareja siniestra

Por Yonadab Cabrera Cruz / /

losamantes inte yona

Esta pareja resultó igual o peor que Moreno Valle y Martha Erika Alonso, pues resultaron más cínicos y desfachatados.

Lo único que me relaja es que el “todopoderoso” Miguel Barbosa como siempre ha sido una persona tan congruente, no dudará en decirles la pareja siniestra o el maximato de Cholula.

Lo único que me consuela es que la guerra que se avecina en Morena nos va a dar mucho de qué hablar.

Y cómo no, si Nancy de la Sierra y José Juan Espinosa Torres no tendrán o mejor dicho desde ahora no tienen calidad moral para criticar, enjuiciar y denostar a nadie, pues se han convertido en la nueva pareja siniestra.

He de reconocer, no lo vi venir pero ayer con las declaraciones de la senadora del PT y la estrategia de división que ha emprendido su marido desde el Congreso local, me quedó claro que van por la gubernatura.

Y cómo no lo vi venir, si ambos llevan tantos años viviendo del erario: Nancy de la Sierra la eterna candidata a diputada federal, la eterna priista y funcionaria federal.

Fue diputada local en la LVI Legislatura en la era marinista, de ahí quiso ser diputada federal y perdió, quiso ser nuevamente diputada federal y volvió a perder, nuevamente buscó la diputación federal y otra vez perdió.

La rescató el gobierno de Peña Nieto y la puso en la dirección de Prospera, luego saltó al barco morenista y gracias a la ola de López Obrador es senadora.

La suerte de José Juan Espinosa ha sido diferente a la de su esposa, acostumbrado a las traiciones y a aprovechar el escenario político fue dirigente de Convergencia, luego fue diputado en la LVI Legislatura en la que conoció a Nancy, se enamoraron y juntos le juraron amor eterno a Marín.

Después fue diputado por Convergencia otra vez, en la LVIII Legislatura, pero ya en el barco de Moreno Valle, era uno de los más fieles seguidores del entonces gobernador.

En 2013, gracias a Moreno Valle fue alcalde de San Pedro Cholula, no tardó en bajarse del barco, se subió al de Morena, en 2018 otra vez tomó protesta como diputado local pero ahora por las siglas del PT.

Así los días, las semanas y los años de este matrimonio, viviendo siempre del erario, pero ahora ya no se conforman solo con una alcaldía, con una diputación o una senaduría, ahora quieren la gubernatura.

¿Les suena la historia?

¿A quiénes les recuerdan?

¿Será que de verdad tienen ganas de trabajar por Puebla y los poblanos?

Y dicen que Lo mejor está por venir.