26 de Mayo del 2019

Los come- cuando hay

Por Yonadab Cabrera Cruz / /

losamantes inte yona

Aún no descifro si esta especie nace por generación espontánea, obedece a la adaptación natural de Darwin o simplemente existe porque Dios así lo quiere. De lo que sí estoy seguro es que se trata de una fauna nociva para la salud, y miren que hasta las ratas, las cucarachas y zopilotes tienen más bondades y abonan más al medio ambiente.

Sí, así es esta especie política nociva para la salud y difícil de exterminar. Son inmune a todo. Sobrevivieron al marinismo, al morenovallismo y al parecer van por el barbosismo. Sí, como ya vieron que el ex senador lleva cierta ventaja en la carrera por la gubernatura, que se le han sumado priistas, perredistas, panistas, diputados y hasta presidentes municipales, estos muchachos no se quieren quedar atrás.

No tienen convicciones, ideales, moral, principios, un gramo de dignidad ni tantita madre como diría Osvaldo Jiménez, diputado local del PAN. Pero qué se podría esperar de estas personalidades que llevan años viviendo del erario y que por supuesto no quieren soltar el hueso. Y claro, cómo lo van a soltar si de eso viven, si eso es su razón de ser.

Lo malo es que en lugar de que hayan sido vetados por Miguel Barbosa, fueron acogidos y bien recibidos. El único que de plano fue vetado, humillado y arrojado por la puerta de atrás es Marcelo García Almaguer. Él sí no fue alcanzado por el dichoso rayo conciliador o más bien no le lanzaron el rayo.

Los que no necesitaron de ese rayo para llegar solitos al sendero de Barbosa, con las manos estiradas, comiendo de pesebre y arrepintiéndose de sus pecados fueron los Islas, Gerardo Islas Hernández y Víctor Hugo Islas, Sí, son los primeros come cuando hay, así le vendieron su alma a Marín, luego a Moreno Valle y ahora a Miguel Barbosa.

Otros que entran en esta categoría y con todo el dolor de mi corazón, he de decir que son Ardelio Vargas y Javier López Zavala. Sí, ambo priistas también fueron por su latita de atún con el nuevo dueño del poder en Puebla, aunque los casos más desfachatados son los de los hermanos Islas. Qué cinismo y ya ni hablar de Luis Tiffaine que no ha destacado en la política y de zavalista en 2010 pasó a ser morenovallista y ahora a barbosista.

Ahora rendirán pleitesía a su nuevo amo y señor Miguel Barbosa. Se les olvida su pasado, sus críticas, sus pecados. La palabra dignidad no existe en su diccionario ni en su axiología, solo los mueve el dinero y el poder.