19 de Febrero del 2020

El #TeLocico de AMLO y Barbosa

Por Yonadab Cabrera Cruz / /

losamantes inte yona

Pese a que me he declarado detractor de la 4T, quiero decirles que no me encuentro molesto, irritado o iracundo por el #TeLocico que me pusieron López Obrador y Barbosa en el Grito de Independencia, a diferencia de otras personas que les han buscado hasta el más mínimo error, coas que se me hace absurda.

Al contrario, me siento muy satisfecho y por qué no decirlo, contento por el formato de ambos gritos de Independencia y en general las fiestas patrias. Creo que los poblanos y mexicanos regresamos a la esencia de nuestra libertad y soberanía, que se fomentó el patriotismo, el nacionalismo y en general el amor por nuestro país.

Y aunque no estoy de acuerdo con muchas decisiones y acciones de López Obrador, su formato de fiestas patrias me pareció sensato, muy pertinente, sobrio. Sentí un poco de esperanza al reconocer a los héroes sin nombre, a los pueblos indígenas, la democracia, cosa que nunca antes desde que tengo uso de razón se había reconocido.

Ojalá que esta actitud de reconciliación y sensatez se reflejara todos los días en las ruedas de prensa, en las entrevistas y en todas las decisiones del tabasqueño, pues entonces sí, iniciaría el cambio que tanto anhelamos en el país porque de esa forma se construyen consensos, se suma.

Pero también se dejó —al menos este año— el derroche de recursos públicos para actos meramente banales, y es que en el caso de Puebla por 7 años vivimos una serie de espectáculos y conciertos que en realidad no beneficiaba en nada a los poblanos ante todos los problemas del estado, como bien dicen solo nos daban circo.

Claudia Rivera y Miguel Barbosa por fin se pudieron poner de acuerdo en algo: ponerle fin a las fiestas fifís que caracterizó al morenovallismo. Es más, por primera vez en muchos años ni siquiera se extendió la invitación a los directores de los medios de comunicación, situación que a mí me pareció muy prudente.

El festejo en el Ayuntamiento fue muy austero, se acabaron los platillos gourmet con gasto de millones de pesos, Barbosa solo estuvo 15 minutos después del grito, saludando a los invitados y después se fue y en el Palacio Municipal quedaron los invitados y la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco.

El evento en el Zócalo fue amenizado por un mariachi, Eugenia León, Aída Cuevas y Aleks Syntek. Creo que en general imperó la prudencia, así como los sentimientos de patriotismo que deberían de inspirar todos nuestros gobernantes.