19 de Agosto del 2019

Los errores de Cárdenas

Por Yonadab Cabrera Cruz / /

Los Amantes del Poder

Estoy seguro que cualquiera que hubiera competido en estas condiciones en contra de Morena, su destino sería el mismo: perder.

No hay que ser sabios ni analistas políticos para saber que priistas y panistas se enfrentaban a un monstruo electoral, derivado del alto bono democrático que tiene dicho partido, así como el hecho de gobernar el país, y los municipios más importantes del estado.

Sería iluso pensar que ni alcaldes ni el gobierno federal intervienen de cierta forma en la operación político- electoral. Es una cuestión de sobrevivencia y supremacía política. Yo no me creo ese discurso de que están ajenos a las elecciones y para muestra los tenis que andan regalando, el reparto de las credenciales de los diferentes programas en plenas campañas, etc.

Pero también sé que Enrique Cárdenas cometió muchos errores que cavaron su tumba política. El primero de ellos fue haber aceptado una candidatura por los partidos que lo impulsan, cuyos gobiernos denostó, descalificó y hasta en su propia campaña criticó.

A leguas se notaba la incomodidad de Cárdenas al subirse a los templetes con los partidos políticos, con políticos tradicionales y pronunciar discursos a favor de todo lo que antes criticó. Fue una gran incongruencia que hoy está pagando.

O una de dos: aceptaba a los partidos y se asumía como un político con todo lo que conlleva y que ha criticado o de plano ni se hubiera metido a la cocina política. También demostró inexperiencia en el oficio político, se enfrascó y enganchó en pleitos y guerra sucia, en lugar de hacer propuestas o ya que es académico, realizar un verdadero plan de trabajo y de gobierno.

Se peleó con los medios de comunicación, se embarró de lodo  y guerra sucia y sobretodo no aguantó los embates de la prensa. Pero lo último que terminó por hacer más profundo el hoyo en el que enterrará su carrera política, fue haber criticado en su cierra de campaña al ex gobernador Rafael Moreno Valle.

Enrique Cárdenas nunca entendió que su posición ya era de un político tradicional, que su discurso del ciudadano ya no le quedaba, y criticó a los gobiernos de los partidos que lo impulsaron. Si Moreno Valle ya no era su enemigo, el enemigo estaba enfrente y teniendo tanto para atacarlo nunca hizo nada contundente.

Qué pena que teniendo tantos recursos intelectuales, creativos, estadísticas, números y siendo hombre de discursos, nunca ideó una campaña diferente y digna de alguien de su talla. Si Pedro Kumamoto lo hizo en Jalisco, pensaba que Cárdenas lo podía hacer en Puebla, teniendo varias fortalezas de su lado.

Es una lástima que el ex rector de la UDLAP pase a la historia sin pena ni gloria. Que no sea recordado como el ciudadano que dio la batalla, el ciudadano que hizo las cosas diferentes y que se enfrentó a un monstruo electoral.

Pero tampoco será recordado como el académico que desafió al poder político.

Será recordado como el candidato impulsado por el PAN, por el PRD y MC, que se dedicó a criticar al PAN, al PRD, a MC y a sus gobiernos.

Será recordado como el ciudadano que salió embarrado en la lucha por el poder.