16 de Septiembre del 2019
Ayuntamiento de Puebla

Policía Federal vs. Guardia Nacional, una batalla originada por la improvisación

Por Daniel Fajardo Patrón / /

El tema de la Guardia Nacional nació en medio de la polémica, un asunto que desde que fue concebido causó una fuerte división entre quienes veían esta formación como algo innecesario y otros que miraban a esta alternativa como una manera de combatir a la corrupción. 

Otros más utilizaron el tema también para ilustrar teorías de conspiración en las que el presidente acudiría a este equipo como su ejército personal para sus propios beneficios.

Lo cierto es que hoy necesitamos a la Guardia Nacional por los compromisos adquiridos con Estados Unidos para reforzar la seguridad en la frontera sur e impedir con ello las sanciones comerciales que los Norteamericanos mantienen como amenaza en caso de que el tema migratorio vuelva a salirse de control.

Guardia Nacional, ¿Una decisión al vapor?

Si bien el proceso legislativo para conformar a este nuevo grupo fue polémico por la velocidad en la que se formó (tan solo unos meses) al final se logró el gran híbrido que fusionaba a la Policía Federal con miembros de las unidades de vigilancia de la secretarías de Defensa y de Marina con la enorme ventaja de que sus elementos, en caso de ser sorprendidos violando la ley, podrían ser enjuiciados por tribunales civiles.

El complemento ideal sin duda sería que el mando estaría a cargo de un civil pese a que el comandante de la Guardia Nacional sea un militar.

Hasta ahí el proceso iba andando, pero pareciera que la prisa para que este nuevo grupo inicie funciones fue más fuerte que la velocidad con la que los recursos para que ésta operara de forma digna llegaran.

Tras iniciar funciones, los medios de comunicación han comenzado una cobertura especial de las condiciones en las que los integrantes de la Guardia Nacional realizan sus primeras semanas de labores. Se han observado temas como dormitorios o baños simplemente rebasados, condiciones poco dignas y atractivas para un grupo con la trascendencia con la cual fue diseñado.

Esto no es mas que una muestra de un gobierno de capricho, acciones que se realizaron para dar gusto al presidente sin que se mirara la periferia de lo que se estaba aprobando. Si la intención era crear una Guardia Nacional está bien, pero se debía asumir el paquete completo que no solo incluyera uniformes, sino darles los recursos suficientes para trabajar y lo más importante, decidir la manera en la que se realizaría el reclutamiento.

Un golpe inesperado

Este lunes comenzaron las primeras movilizaciones de los miembros de la Policía Federal que se manifestaron en contra de ser integrados al proyecto de la Guardia Nacional, acciones que han detonado, por la vía pacífica, en toma de calles y plantones. La postura del presidente resulta muy a su estilo, echar la culpa de esta situación a administraciones pasadas argumentando la eterna corrupción que es la que impide el desarrollo del plan de proyecto que se tiene para el país en la actualidad.

Lo cierto es que siendo empáticos, la Policía Federal debe ser tratada con respeto, en entrevistas para distintos medios, los integrantes de este grupo han manifestado injusticias que van desde la eliminación de la antigüedad, hasta fallas en el proceso de reclutamiento que impiden a todos tener las mismas posibilidades para contender por un lugar en la Guardia Nacional.

Por supuesto que este grupo se ha manifestado con fuerza y ha llamado la atención de la opinión pública sobre este asunto. Dadas las condiciones unilaterales con las que este proceso se pensaba ejecutar, las presiones que el empoderamiento de la opinión pública construye a favor de la policía, dificultarán sin duda las negociaciones convirtiendo este acto indudablemente ya en un juego político al que muchos actores comienzan a sumarse y que serán un fuerte golpe para el gobierno del presidente quien sumará más escándalos a su administración, como el tema de los vecinos del nuevo aeropuerto quienes de la noche a la mañana no saben si perderán sus tierras, las personas que han quedado desempleadas debido a recortes en  diversas secretarías y los representativos nacionales que poco a poco se van quedando sin recursos.   

Todas estas reacciones originadas por decisiones unilaterales, poco preparadas y en su mayoría improvisadas que quizás, en idea, pueden ser buenas pero que con su ejecución pronta, resultan un total caos.

Para cambiar a México se necesitan acciones fuertes, todos sabíamos que el cambio propuesto por el presidente tendría muchas pérdidas, resolver una crisis de casi un siglo exigiría esfuerzos por parte de todos pero creo que este cambio se está manejando de la peor manera, en donde el discurso y los resultados esperados son más veloces que el camino que debe recorrerse para lograr este resultado que de no hacerse así, dejarán el proyecto del gobierno no solo en un sueño, sino en un total caos.

Comparte tu opiniòn conmigo en @danielfajardomx y www.danielfajardo.mx  

ANTERIORES

 

Selene Rios

Neoderma Clinica

final 32 fenali. 800 x 800