01 de Octubre del 2020

Morena hace agua en la capital y la zona metropolitana de Puebla

Por Osvaldo Macuil / /

Osvaldo ident

En la elección a gobernador de Puebla, los ciudadanos enviaron dos mensajes contundentes. El primero: que ya están hartos de la politiquería barata y por eso el 67% de los ciudadanos no fue a votar.

El segundo y más importante: que reprueban a los gobiernos de la zona metropolitana emanados del partido político del presidente Andrés Manuel López Obrador, los cuales tienen apenas 7 meses de gestión.

En los cuatro distritos de la capital y el de Cholula, el candidato de Morena, Luis Miguel Barbosa Huerta —virtual gobernador de Puebla— fue vapuleado por Enrique Cárdenas y el PAN. En esta zona del estado, el exrector de la Universidad de las Américas le sacó una ventaja de cien mil votos al exsenador de la República.

Las cifras del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) del Instituto Nacional Electoral (INE) refieren que en estos cinco distritos, Barbosa obtuvo 195 mil votos. Mientras que el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano llegaron a 294 mil votos.

Esta es la razón de que el festejo de Barbosa haya sido mesurado, pues la capital y la zona metropolitana le dijeron que no a Morena y esto pone en riesgo la Cuarta Transformación para Puebla, pues si esta tendencia no cambia para el 2021, perderán las alcaldías importantes y hasta el control del Congreso de Puebla.

Barbosa ganó en el interior del estado, pero no pudo en la región en la que se encuentra el voto pensante de Puebla. El próximo gobernador no dejó pasar el momento para reclamarles a los alcaldes, Claudia Rivera, Karina Pérez y Luis Alberto Arriaga por este desastre.

Los casi 300 mil poblanos que votaron por el candidato del PAN en la zona metropolitana prácticamente evaluaron a los gobierno municipales, los cuales están reprobados por su inexperiencia, lo cual se ve reflejado en el aumento de la inseguridad y el crecimiento desmedido del ambulantaje, entre otros problemas.

El mensaje para Morena llega a tiempo. La elección extraordinaria es un nicho de oportunidad. Con Luis Miguel Barbosa a la cabeza ya no habrá pretexto y se verán obligados a implementar programas municipales que les ayude a quitarse el estigma.

Morena tienen en sus manos lograr retener el control político del estado y al mismo tiempo de incentivar a los poblanos a regresar a las urnas en la próxima elección para elevar la participación ciudadana raquítica que se registró este 2 de junio.