01 de Octubre del 2020

Llegó la hora de la verdad: ¡No al abstencionismo el 2 de junio!

Por Osvaldo Macuil / /

Osvaldo ident

Las encuestas dicen que todo está decidido. Que el inminente vencedor de la elección a gobernador del 2 de junio será el candidato de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Luis Miguel Barbosa Huerta, y que su victoria será por un margen de al menos 20 puntos.

En los estudios demoscópicos varía la ventaja de Barbosa sobre el abanderado del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, Enrique Cárdenas. Pero una variable que se ha mantenido constante es el alto nivel de abstencionismo que se puede presentar en la elección.    

Ese será el gran rival a vencer este domingo. Después de la tragedia del 24 de diciembre del año pasado en la que Puebla perdió a su gobernadora, es indispensable que el nivel de votación sea igual o superior al del año pasado para que el ganador se legitime.

En 2018, gracias a que Andrés Manuel López Obrador estaba en la boleta, se tuvo una participación histórica del 67%.

A cuatro días de la elección, muchos poblanos responden: no sé si voy a votar; no sé por quién voy a votar; no conozco a los candidatos.

Para todos aquellos indecisos, ahora es cuando deben  pensar qué van a hacer este domingo. Si se quedan en su casa o salen a definir el destino que Puebla tendrá los próximos cinco años.

Si aún no decides a qué candidato le darás tu voto y Andrés Manuel López Obrador te ha decepcionado con su Cuarta Transformación, es momento de que le des un voto de castigo.

Si eres de los que está seguro que Barbosa ganó el año pasado, es momento de ir a votar de nuevo por él.

Si eres de los que extraña a los Moreno Valle pero eres panista de hueso colorado, es momento de ir a votar por Enrique Cárdenas.

Si eres de los que extraña la corrupción del PRI, es momento… no mejor tú no vayas a votar, tú si puedes quedarte en tu casa.  

No importa por cuál de los tres candidatos votes este domingo, lo más importante es que vayas a las urnas y se tenga una participación alta, para que no sea una guerra de estructuras de partido las que definan al gobernador de Puebla.