01 de Octubre del 2020

Ni la Cuarta Transformación ha podido frenar los asaltos al transporte público en Puebla

Por Osvaldo Macuil / /

Osvaldo ident

El robo al transporte público es uno de los delitos por el que más sufren los poblanos. La tendencia marca que este año se romperán los récords de incidencia en la ciudad de Puebla. En abril se registraron 46 denuncias, la cifra mensual más alta en toda la historia de la Angelópolis.

En redes sociales, las denuncias de asaltos en las rutas son el pan de cada día. Las historias de cómo despojan a los usuarios de sus pertenencias son una constante. En más del 90% de los casos, los asaltantes usan la violencia para lograr su cometido.

Los poblanos se suben a las unidades del transporte público prácticamente con el rosario en la mano, pidiendo que no se encuentren en el camino a algún maleante que los atraque.

Si les sale barato, los delincuentes solo les quitarán su celular o el dinero que llevan. Pero en muchos casos, no solo se llevan sus pertenencias, sino que los golpean, los hieren, y hemos tenido casos en los que han privado de la vida a las víctimas.      

La Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPyTM) a cargo de Lourdes Rosales no ha tenido capacidad de respuesta ante el aumento desproporcional de este delito.

Como se puede observar en esta gráfica interactiva, en marzo y abril del año pasado cayó considerablemente este delito, pues se denunciaron solo cinco casos en los dos meses. Esto ocurrió después de una exigencia generalizada al gobierno de Luis Banck Serrato para frenar esta situación.

Después de eso se registraron cifras que van de los 19 a los 33 casos por mes.

Para 2019, el robo a transporte público ha regresado a los niveles más alto y la tendencia marca que se romperán los récords negativos.

Enero de este año inició con 22 denuncias; para febrero se contabilizaron 24; en marzo 38; y en abril 46 asaltos. Nunca antes se habían presentado tantos casos como el mes pasado.  

 

En total, durante el primer cuatrimestre se han denunciado 130 asaltos en transporte en la capital poblana. De continuar esta tendencia, 2019 cerrará con 390 atracos de este tipo, una cifra nunca antes vista.

De este modo se superarán los registros anteriores. En 2018 se presentaron 274 denuncias, un año antes la cifra fue de 300. En 2016, 155 —el más bajo de todos—. Y en 2015 ocurrieron 250 asaltos.

La Policía Municipal está rebasada y no tienen idea de qué hacer al respecto. Su programa de policías viajando a bordo de las unidades ha sido un fracaso. Es obvio que un delincuente no hará de las suyas cuando ve a un uniformado. Prefieren bajarse y subirse a otra.

Estas cifras corroboran que la Cuarta Transformación que se nos prometió no ha frenado la indecencia delictiva, por el contrario se pronostica un aumento de proporciones históricas.