24 de Junio del 2019

Los 206 alcaldes de Puebla que están con Barbosa

Por Viridiana Lozano / /

Guía para irreverentes

Un selecto y conocido grupo de operadores de mucha experiencia en elecciones y con gran conocimiento al interior del estado de Puebla, llevaban a cabo una tarea fundamental para garantizar el triunfo del candidato Luis Miguel Barbosa el próximo dos de junio.

El objetivo es convencer a todos los presidentes municipales de sumarse al proyecto del candidato, no la tienen complicada, las encuestas lo colocan 3 a 1 por encima de Enrique Cárdenas, su más cercano contrincante. 

Así, de enero hasta este 9 de abril han "sumado al proyecto" a 206 ediles, solo les falta convencer a 11, tres del PRI y el resto de Acción Nacional que se aferran a sus convicciones y no han aceptado adherirse al candidato. 

De este pequeño grupo destaca el panista, Guillermo Velázquez, de Atlixco; y los priistas, Sergio Salomón Céspedes, de Tepeaca, y Luis Márquez, de Zacatlán. 

Los otros municipios pendientes por sumar son: Tochimilco, Tepeyahualco, Lara Grajales, Ocotepec, La Fragua, Tlacotepec y Ciudad Serdán, aunque es gobernada por Morena. 

Hay un municipio muy importante más que falta por sumar y que representa un total de 11 mil votos, pero el precio de este alcalde y su familia por sumarse a Miguel Barbosa es muy alto: "impunidad". 

Este viernes, el grupo de operadores tiene una última reunión, una vez que se haya concretado les daré más detalles porque ese tema sí merece una columna aparte, hasta un reportaje, es todo un acontecimiento. 

Pero regresando al convencimiento de alcaldes, con 206 presidentes municipales con Barbosa, no solo buscan amarrar el triunfo, si no lograr una votación histórica que lo legitime en el cargo. 

Con ello el "voto duro" en el que el PRI y Alberto Jiménez Merino confían para sacar unos 400 mil votos, seguramente se pulverizará porque este grupo de operadores electorales ha convencido ya a casi todos los 71 alcaldes que tiene el Revolucionario Institucional, porque, de ahí vienen. 

El factor de Alejandro Armenta también juega en esta operación, es mentira que él busque llamar la atención del PAN en el proceso electoral y que tiren a Enrique Cárdenas para colocarlo a él, con este panorama, una vez finiquitada su operación, Armenta regresará a operar para el PRI. 

El objetivo será lograr la mayor cantidad de votos para que el partido que está recuperando su jefe, Mario Marín, tenga tantas prerrogativas como sea posible y que acaparen las candidaturas para la siguiente elección. 

Para Armenta será más fácil levantar a PRI y obtener de ellos algún beneficio, que sumarse a un partido completamente desconocido para él.