18 de Marzo del 2019

La segunda batalla de Barbosa

Por Viridiana Lozano / /

Guiapara interior viri

Muchos, incluida yo, minimizamos el gran poder que tiene Luis Miguel Barbosa sobre Morena a nivel nacional; dicen, que fue gracias a que salvó a la familia de Yeidckol Polevnsky de la ruina y que le debe, por ello un gran favor. 

Sea como sea ha quedado comprobado que Yeidckol está completamente con Barbosa, en estos momentos lo apoya en la elección interna y pronto lo verán, lo apoyará en su lucha por tirar el gobierno de Claudia Rivera e impedir que busque la reelección en el cargo. 

Esa es otra batalla, la que Barbosa peleará cuando asuma la gubernatura de Puebla, aunque en estos momentos de ausencia pudo haber aprovechado para operar el cabildazo, sabe que la batalla de su postulación es la única que lo debe ocupar. 

Pero la alianza Yeidckol-Barbosa contra Rivera no es nueva, ha dado señales ya desde hace mucho tiempo atrás. 

El 14 de octubre, cuando Claudia Rivera tomó protesta como alcaldesa de Puebla, la dirigente nacional de Morena llegó del brazo de Barbosa al Palacio Municipal, como llegaron tarde interrumpieron el discurso e hicieron toda una faramalla para que pudieran ocupar sus lugares. 

Al final, tuve la oportunidad de entrevistar a Yeidckol, en esos momentos el tema era la petición a las autoridades electorales para que anularan la elección a gobernador de Puebla y el apoyo de Claudia Rivera le había mostrado al gobierno de Tony Gali. 

Cuando le pregunté sobre Claudia Rivera sabía todo, tenía la información y el contexto, pero fue muy cuidadosa con su declaración. 

Primero dijo, palabras más, palabras menos, que no era adecuado que ninguno de los alcaldes se reuniera con el gobernador en turno ni la gobernadora electa, que esas eran antiguas costumbres de la "mafia del poder" y que en Morena la dinámica era otra. 

Después, le pregunté justo sobre el consejo estatal que había reventado Gabriel Biestro, quien en ese entonces mandó a cambiar las chapas de las puertas de la sede estatal para que no entrara el dirigente ni Claudia Rivera. 

Sabía perfectamente de lo que le estaba hablando, a pesar de que los hechos no tuvieron gran trascendencia en medios, dijo, sorpresivamente, que había sido un show que se pusieran ahí en la calle a sesionar, cuando en Morena "el consejo no lo hace la sede si no los consejeros". 

Yeidckol, ahí en casa de Claudia Rivera, también la criticó por la postulación de su hermana como directora del DIF, pues recientemente la esposa de Andrés Manuel López Obrador había renunciado a ese cargo. 

En ese entonces, Claudia Rivera tenía el respaldo de las bases de Morena, del gobierno en turno y de Martha Erika Alonso para ayudarle a sobrellevar su gobierno. 

Pero el 24 de diciembre, como les pasó a los morenovallistas, ella también quedó de alguna forma huérfana. 

Barbosa está por ganar la primera guerra de 2019, la postulación como candidato de Morena, luego vendrán muchas guerras más y entre ellas estará la que librará contra Claudia Rivera porque considera que cometió "alta traición". 

Lo hará desde dentro, 5 regidores de Morena ya están en su contra, más los 5 del PAN y Silvia Tanús del PRI, quien ha sido crítica de su gestión... no vaya a ser que le pase lo que a Lalo Rivera y ni las cuentas públicas le aprueben. 

Publicidad