12 de Noviembre del 2019

Los notarios morenovallistas andan descabezados

Por Viridiana Lozano / /

Guiapara interior viri

Los 29 notarios morenovallistas y sus 17 “verdaderos titulares” andan sin cabeza, no como una expresión en referencia a la aflicción y el estrés por los procesos en su contra, sino porque no encuentran quién los dirija.

Los notarios se han dividido en dos grupos, en el primero están aquellos que no tienen problema en entregar su notaría al nuevo gobierno de Miguel Barbosa y seguir sus vidas como si nada hubiera pasado.

Otros son los que han decidido que lucharán hasta el final por conservar lo que llaman “su único patrimonio”. Creen que lo han ganado legítimamente, que se lo merecen y no están dispuestos a abandonar.

El problema es que este grupo de “revoltosos” no han encontrado quién pueda encabezarlos o dirigirlos. Bueno, ni siquiera han pensado que necesitarían unirse para al menos pelear, buscar un único abogado y una misma estrategia legal.

Los 17 “verdaderos titulares” han comenzado a operar con un “bajo perfil”, entre ellos la diputada Maiella Gómez Maldonado, quien se creyó intocable por el hecho de ser diputada federal.

Pero su complicación es mayor, salir a dar la cara sería destaparse como los verdaderos operadores de las patentes, por eso se han mantenido en un solo discurso, que ellos no tienen nada que ver y ya.

Sin ellos, que son digamos los poderosos, los titulares quedan desprotegidos y desesperados por la protección que les prometieron cuando los convencieron de firmar a su nombre las patentes.

Ese es uno de los grandes frentes que ha abierto Barbosa en la recta final del año. Otro es el que opera contra Eukid Castañón y sus supuestos prestanombres.

Y otro, que parece ser más bien un frente de Gabriel Biestro, es el que va contra Jorge Aguilar Chedraui.

Sin contar los frentes que seguirán abriendo por el endeudamiento excesivo, la pésima calidad de los uniformes escolares y la supuesta venta de niños en el DIF, que aún no tienen nombre y apellido.

Los frentes se siguen abriendo pero a finales del 2020 inician los procesos para que los partidos vayan eligiendo a sus candidatos a las alcaldías y al Congreso, y entonces sí tendrán que acotar a sus enemigos y enfilar baterías para conservar el poder.