19 de Febrero del 2020

Los morenovallistas que cayeron fácil ¡por una notaría!

Por Viridiana Lozano / /

Guiapara interior viri

No se necesitó reabrir cuentas públicas, tampoco una denuncia de algún desconocido por extorsión o por enriquecimiento inexplicable. Mucho menos un proceso administrativo en Función Pública que terminara en penal.

Tampoco tuvieron que rascar en cada una de las dependencias y cotejar contratos ni cifras.

¡Los morenovallistas cayeron fácil! Por una Notaría

En el sexenio de Rafael Moreno Valle, el gobernador propuso premiar a sus más fieles funcionarios y operadores haciéndolos fedatarios públicos. A la vieja usanza del priismo.

Todos, por supuesto, aceptaron felices el regalo del gobernador así que siguieron instrucciones para conseguir sus patentes.

Moreno Valle les advirtió a todos que “para hacer un proceso más aseado” usaran familiares y amigos como prestanombres, de toda su confianza, la mayoría de ellos aceptaron y otros como Patricia Leal, Víctor León y Sergio Penagos, decidieron arriesgarse y poner su nombre.

Bien, pues ni los valientes que dieron la cara ni los que se escondieron detrás de amigos y familiares se salvaron.

Todos, 46 para ser exactos, son ahora investigados por la entrega y posible operación irregular en sus notarías. Podrían enfrentar cargos gravísimos como uso indebido de documentos públicos, falsedad de declaraciones y asociación delictuosa.

El gobierno de Miguel Barbosa tiene la oportunidad de meter a más de una veintena de morenovallistas a la cárcel y ¡todo por una Notaría!

Pensaron que al morenovallismo le quedaba un largo tiempo en el poder, que jamás tendrían que rendir cuentas por el procedimiento, porque era una práctica muy común, la de recibir cargos de fedatario para tener pensiones de por vida.

Pero el problema no será solo la manera “desaseada” en cómo recibieron sus nombramientos sino lo que hicieron con ellos, el gobierno buscará fincarles delitos por los actos que pudieran haber cometido fuera de la ley, como escrituras, falsificación de documentos o hasta creación de empresas fantasmas.

Son cientos de delitos los que se pueden cometer bajo el amparo de una notaría, es por eso que los hoy investigados no logran dormir desde que supieron que sus patentes serán retiradas y revisados cada uno de sus actos notariales.

En fin, el proceso contra estos “notarios” y presta nombres es el que eligió Miguel Barbosa para cerrar el 2019 con al menos un gran acto de corrupción combatido completamente, pues si bien ha denunciado varios, como el incremento de la deuda y hasta la venta de niños del DIF, ninguno se había concretado como sí estos proceso contra estos pesos pesados del morenvoallismo.

¡Y todo por una notaría!

74360203 2576475055729391 50004916952891392 n