18 de Octubre del 2019

La austeridad de la 4T, también en el Grito de Puebla

Por Viridiana Lozano / /

Guía para irreverentes

La austeridad con la que el Presidente de la República llevó a cabo su primer Grito de Independencia desde Palacio Nacional fue el tema principal en los medios nacionales. 

En Puebla sucedió lo mismo, el gobernador Miguel Barbosa llevó al pie de la letra los preceptos de la llamada Cuarta Transformación para llevar a cabo un evento de lo más breve y austero. 

Durante años, sexenio tras sexenio, el Grito de Independencia era el acto de lucimiento por excelencia de gobernadores y alcaldes. Después de salir al balcón del Palacio Municipal, recibían con una cena de gala de a sus invitados en el patio del Palacio. 

El ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle lo hizo aún más fifí, su eterno distanciamiento con Eduardo Rivera lo obligó a organizar un Grito alterno en Los Fuertes de Loreto y Guadalupe y una cena solo para sus secretarios y colaboradores más cercanos. 

Para no quedarse atrás, en Palacio, Rivera recibía a sus propios invitados con una cena muy lejos de ser austera y ahí destejaba con ellos hasta pasada la media noche, a veces hasta terminaba cantando en el escenario que se montaba.

Este domingo las cosas fueron totalmente diferentes, Barbosa llegó en su camioneta hasta las puertas del Palacio Municipal, fue recibido en la puerta por la alcaldesa Claudia Rivera, y su secretaria de Seguridad Pública, Lourdes Rosales, quien parece hacer lo posible por ser de su agrado y evitar ser removida de su cargo. 

Sin si quiera pasar por las mesas del patio, pasó directo al elevador para subir al Salón de Cabildos, donde lo esperaban unas 30 personas cuidadosamente seleccionadas. 

Hicieron honores, con Claudia Rivera a su lado, mantuvo impecable el protocolo y dejó al lado los desplantes que en su momento hicieron Rafael Moreno Valle y Mario Marín a sus alcaldes de la capital. 

Dio el grito con frases bien peinadas para su primera vez en el balcón: "¡Viva la democracia!" lo dijo en referencia al pasado proceso electoral, porque en su entender él perdió la primera vez contra Martha Erika Alonso por el fraude electoral y ahora lo había hecho gracias a una "elección limpia". 

Terminó y nada más, fue completamente institucional, dejó que Gabriel Biestro, como líder del Congreso; el presidente del TSJ, Héctor Sánchez; y Claudia Rivera como presidente Municipal, ocuparan su lugar en el balcón, no lo acaparó por completo con su familia e invitados especiales. 

Terminó, otorgó las entrevistas pactadas con las televisoras y se fue, sin cena de gala, sin invitados que lo esperaran en Los Fuertes. 

Pero también como a nivel nacional, lo importante será el crecimiento económico del estado, la generación de empleo, inversión, la reducción de los feminicidios y crímenes de género, y claro la reducción de los niveles de violencia que nos tienen cada vez más tiempo encerrados en nuestras casas temerosos de ser asaltados. 

Eso es lo que de verdad tiene que cambiar la Cuarta Transformación, porque si no escenas como las que vimos este 15 y 16 de septiembre, solo quedarán en el anecdotario. 

 

Selene Rios

Neoderma Clinica