21 de Abril del 2019

Los Gali se paran de la Mesa Política del PAN

Por Viridiana Lozano / /

Guiapara interior viri

El pasado jueves 24 de enero se llevó a cabo la segunda Mesa Política que instaló el Comité Ejecutivo Nacional del PAN para resolver qué va a pasar con el Yunque y los morenovallistas tras la muerte de Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso.

Lo primero que se trató en la Mesa fue cuáles fueron las razones por las que perdieron la gubernatura interina y terminaron votando por el priista propuesto por Morena, Guillermo Pacheco Pulido.

El nombre del culpable saltó y los Yunquistas, apoyados por Macelo García Almaguer señalaron al exgobernador Tony Gali como el responsable de haber dado la orden de que se votara por Pacheco Pulido, una versión que también fue apoyada por los diputados locales.

El problema que planteó Héctor Larios es por qué obedecer la orden del exgobernador, si ni siquiera es militante del PAN, y no buscar directamente a la dirigente del partido, Genoveva Huerta, quien demostró que tenían en sus manos todos los documentos para respaldar a Jesús Rodríguez Almeida.

Pero, diríamos en el argot periodístico, “¡esa no es la nota!”, la nota es que ahí estaba Tony Gali Jr, quien, como ha sucedido otras veces, no iba a permitir que se manchara así el nombre de su padre y se le acusara de traidor.

Como era de esperarse, Gali Jr condenó que se quisiera acusar a su padre de la traición, primero se hizo de palabras con Juan Carlos Espina y terminó en tremenda gritoniza con Pablo Rodríguez Regordosa, terminó abandonando la Mesa, se fue, porque dijo que en todo caso él no necesita de ellos si quisiera convertirse en candidato a gobernador.

Tiene algo de razón.

El viejo PAN, el que manejaban Pablo Rodríguez, Rafael Micalco, Eduardo Rivera, Juan Carlos Espina, es el PAN que siempre perdió, el que aprendió, eso sí, a ser excelente oposición y que, porque así lo permitieron, creció gracias a la intromisión de Rafael Moreno Valle.

Sea como sea, fue la habilidad política de Rafael la que ideó el modelo de alianzas electorales y los llevó al triunfo.

Ahora, si los Gali deciden no regresar, tampoco es que Acción Nacional tenga mucho futuro, será muy difícil por ejemplo ganar, aún con Lalo Rivera como candidato, no porque no sea capaz sino porque se enfrentan al monstruo de Morena.

Perder a los Gali, si es que no los buscan para reconciliarse, claro que será de peso, porque ellos también construyeron una gran parte de la estructura que los hizo ganar la elección a la alcaldía y después la gubernatura, además, claro, de que cuentan con los recursos económicos para hacerlo.

Es una relación en la que ambos se necesitan, pues si Tony Gali Jr decide entonces ir por el PRD, y digamos que logra juntar a Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, y hasta CPP, queda muy poco tiempo para que logren sustituir la estructura que sí trae algo del PAN, la poca que les quedó tras la salida de Eukid Castañón.

Ahí tienen uno de los mil problemas que comenzaron a surgir después del 24 de diciembre.

Otro problema es que no confían en la dirigencia que encabeza Genoveva Huerta, Juan Carlos Mondragón incluso puso sobre la mesa que desapareciera y tomara el control el CEN, pero pues Larios no aceptó la propuesta.

El nacional quiso argumentar que por eso han elegido a Roberto Gil como delegado, pero los yunquistas le hicieron ver que eso del delegado nunca ha funcionado, y tienen razón, Gil fue nombrado la semana pasada y no lo hemos visto muy activo cuando está encima la elección extraordinaria.

El proceso electoral está a días de empezar y los panistas quieren empezar de cero: buscan quién la debe y no aceptan a la dirigencia.

Al paso que van, cuando empiecen a hablar de quién debe ser el candidato, vamos a estar a una semana de la elección.

Si alguien los ve ¡avísenles!

Publicidad