18 de Marzo del 2019

La verdadera historia del cagadero que dejó Daniel Vázquez en el CESP

Por Edmundo Velázquez / /

CuentaHastaDiez

La semana pasada circuló la versión de la renuncia de Sara Rebeca Bañuelos Guadarrama de la Secretaria Ejecutiva del Consejo Estatal de Seguridad Pública (CESP).

Claro, todo mundo se indignó y se le fue al cuello porque “¡cómo que renunciaba a un encargo del gobernador Guillermo Pacheco Pulido!”.

Ver: Secretaria del CESP en Puebla renuncia al cargo; duró solo 8 días

Ya saben, dijeron de todo sobre la chica: “¡Uy, ni aguanta nada!”, “¡No estaba preparada!”, “¡Le dio frío!”, “Es mucha responsabilidad para una mujer”.

Sí, porque lo que se comentó en redes sociales fue más misógino que otra cosa.

Bueno, pues la verdadera historia no es que Sara Rebeca Bañuelos no haya podido estar al frente de un área de seguridad “por ser mujer”.

Más bien, la ex funcionaria fue muy cautelosa de no tomar responsabilidades ajenas en el cagadero que encontró en Daniel Vázquez Senties, quien la precedió en el cargo.

Daniel Vázquez Sentíes dejó el CESP como bólido cuando le llamó Manuel Alonso García para encargarse de la Sub secretaría de Administración en la Secretaría de Seguridad Pública Estatal.  

44258738 537448390013657 3383892513612890112 n

Y así como salió dejó su relajo. Cuando Sara Rebeca Bañuelos llegó al Consejo Estatal se fue de espaldas al ver tanto desorden, por decir lo menos.

Así que antes de que le tocara asumir la responsabilidad del tiradero dejado por Vázquez Sentíes le informó al gobernador Pacheco Pulido que agradecía la invitación a su gabinete pero no avalaría errores administrativos previos.

O sea, gracias, pero no.

Y el pasado miércoles 30 de enero se fue del CESP.

Claro que lo malintencionado de muchos ganó y la quisieron exhibir como una mujer falta de profesionalidad.

Pero, el ridículo no fue para ella.

La verdadera pena fue que Vázquez Sentíes fue llamado por Manuel Alonso y le pidió que regresara al CESP.

¿A qué? A arreglar su desmadrito.

Y le pidió que volviera a la subsecretaría de SSP hasta después de hacer una impecable revisión de lo que deja y cómo lo deja en el Consejo Estatal de Seguridad Pública.

¿A una semana ya habrá limpiado, planchado y arreglado sus números?

Ojalá y sí, por el bien de la administración estatal de Pacheco Pulido.

 

 

Publicidad