21 de Septiembre del 2019

Cuando solo lees partituras

Por Yonadab Cabrera / /

yonachinguen ident

¡Maldito Pablo Justo!

Exijo justicia. Por tu culpa ahora soy el hazmerreír de los Troles y de los Trolebelievers.

En la calle me cantan “El gato volador, el gato volador… cubana-hubana-ana, cubana-hubana-ana, cubana-hubana-ana, cubana-hubana-ana… fue horrible (léase en tono de El gato volador)”.

Ahora cada vez que leo un comentario en voz alta, primero tengo que cerciorarme de que no sea una broma, una canción, la combinación de una broma y una canción. Vivo atemorizado por los comentarios y el bullying de la gente.

Transcurría como cada noche el agradable programa de Juego de Troles en el que tengo el honor de participar.

Ya saben siempre el chacoteo, las mentadas de madre, que si Rueda es misógino y barbosista, que si yo soy homofóbico, que si Héctor es aceite de ricino, que si Mundis es llenito, que si todos quieren con Viri.

Abordábamos el ya conocido pleito que traen la tía de Mundo, Lulú Rosales, titular de Seguridad Pública Municipal con el grandote, macho alfa, lomo plateado, pelo en pecho, chiquito, papá de Manuel Alonso. Aquí haré una acotación —espóseme señor justicia— para que me lleve por faltas a la moral de un policía.

 El caso es que hablaban que si los policías están con Alonso, que si la tía Lulú es muy chistosa pero no se lleva con él, que si la manga del muerto, que si el chaleco, que si la pistola, ya saben pleito de policías. Por supuesto, yo lo único que sé en temas de seguridad son dos cosas. Que están bien chacales los delincuentes y que están bien chacales los policías.

Pero como no me quería ver ignorante, tonto y ajeno al tema de policías y ladrones, decidí participar activamente. No sabía qué decir hasta que como por arte de magia apareció justo el comentario que estaba esperando —Woooow, ¡Gracias Pablo Justo por iluminarme! ¡Gracias Dios por ponerlo en mi camino! ¡Dios, guárdalo en misericordia!— pensaba mientras empezaba a leer el mensaje que me estaba haciendo ver muy  interesante.

—Miren aquí hay otro dato muy bueno. Dice Pablo Justo “Hubo una reunión en la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, estaban Lourdes Rosales y Manuel Alonso, pero saben quién faltó… el gato volador, el gat….ah. Mmmmm, es una broma (léase en tono despectivo y desilusionador—.

Por supuesto, todo el mundo se empezó a reír de mí. En el set los troles, todos los de producción, los que estaban en línea, los que vieron la repetición, los que le dieron compartir, todos los que han visto las 50 mil reproducciones.

Lo único que pude decir en mi defensa fue que cómo chingados iba a saber que se trataba de un comentario de broma, pues empezó con toda la seriedad del mundo y por supuesto no traía llave de Sol para saber que se trataba de una canción.

Amigos si ustedes conocen a Pablo Juto, lo han visto, saben de él, díganle que lo ando buscando.

¡Claro! Chinguen al guapo.

 

Informe

Selene Rios

Neoderma Clinica