12 de Julio del 2020

Es momento de una buena idea y mala idea para Día de Muertos

Por Yonadab Cabrera / /

yonachinguen ident

Buena idea

Poner una ofrenda para nuestra querida y amada Selene Ríos Andraca.

Mala idea

Prender incienso en la oficina que es cerrada, no tiene nada de ventilación, ni una sola ventana.

Resultado

Toda la gente de CENTRAL intoxicada.

Sí, amigas y amigos, la tarde de este jueves como cada año, en CENTRAL pusimos la ofrenda en memoria de nuestra querida y amada Selene Ríos.

Como cada año, somos muy cuidadosos con lo que colocamos en el altar de Rayas como conocíamos a Selenito, pues de lo contrario vendría a jalarnos las patas. Imaginen, si tenemos exceso de hojaldras o de cocas. Jajajaja, la verdad sí era muy decidida con respecto a sus gustos.

Y estoy seguro que no tarda en jalarnos las patas por haber tenido la brillante idea de poner incienso en CENTRAL.

De hecho, yo ni me acordaba de eso, pero fue gracias a una amiga que no les quiero decir su nombre pero sale en Los Troles que casi se incendia la oficina e intoxicamos a nuestros colaboradores.

En mi defensa, he de decir que tampoco se me ocurrió prender el incienso, otra amiga de la que no quiero decir su nombre, pero que también sale en Los Troles tuvo esa brillante idea: “Hay que prender el incienso para las malas vibras”, dijo mi peculiar y querida amiga barbona.

Yo muy obediente lo prendí y dejé en el lugar de la ofrenda. Desde muy chiquito estuve acostumbrado al humo y al olor del incienso, por lo que a mí no me molestó, ni el hecho de que se viera nublado.

Para mí tanto el olor como el humo, la neblina y todo en la ofrenda, se me hacía normal, creo que hasta fuerte e inmune soy. Me di cuenta de que todos estaban a punto de morir intoxicados cuando la amiga Di Morales se puso de malas, le dolía la cabeza y tenía cara de pocos amigos.

Mi prima Naye que viene desde Acapulco también estaba llorando, tosía, tenía garraspera y los ojos rojos, hasta pensamos que se había fumado algo, pero no, solo se le metió el humo y lo inhaló de más. Al caminar hacia la otra parte de CENTRAL, me percaté de que era una cámara de gas, no podía ver ni encontrar a mi sobrina Iván, estaba desfalleciendo.

Chava intentaba gritar “¡Auxilio, auxilio, me desmayo!”, pero más bien el sonido que salía de su voz era como un susurro que apenas y era perceptible al oído humano. Chosky como es muy moreno ni siquiera se veía entre la bruma. Casi cometemos un homicidio multiple y todo por culpa del ¡Bendito incienso!

Moraleja: apáguenlo, no es un juguete, aprendan a manipularlo.

¡Claro! chinguen a los guapos.