12 de Noviembre del 2018

Cuidado, abogado extorsionador suelto

Por Edmundo Velázquez / /
Cuidado, abogado extorsionador suelto
Foto: Especial

CuentaHastaDiez

El juez Sexto de lo Familiar, Julio Vargas Domínguez, está embarrando en un caso de extorsión.

El abogado José Enrique Huexoyuca Amador extorsiona desde febrero del 2017 a su ex cliente María de Lourdes Montiel.

Según asegura un documento del cual tenemos copia,  por casi un año, estuvo entregando cifras económicas al titular del Juzgado Sexto de lo Familiar a través del abogado Huexoyuca con tal de agilizar su divorcio. 

Ya saben, que el apoyito para el juez, que el regalito, que las copias.

María de Lourdes llegó a las garras del abogado José Enrique Huexoyuca desde febrero del 2017.

El abogado presumió los tratos cercanos que sostenía con el Juez Sexto de lo Familiar y le aseguró a la señora la rápida resolución de su divorcio.

El 20 de febrero del 2017 el abogado la citó y le pidió un pago inicial de 55 mil pesos. El dinero le fue pagado al día siguiente en efectivo.

Un mes después, después de llamarlo muchas veces, la mujer logró comunicarse con el abogado y este le aseguró el típico: “Híjole, su asunto está muy complicado”. Le dijo que prácticamente tenía el juicio perdido y encima que si la divorciaba tendría que perder todos los bienes que obtuvo dentro de la sociedad conyugal con su esposo. 

Ya saben, el abogado aseguró que “como su amigo el juez les podía echar la mano” y hacían “grandes negocios juntos” no todo estaba perdido. Así que le recomendó a la señora enviarle al togado “un buen regalo” para así por lo menos rescatar la mitad de los bienes de la sociedad conyugal.

El regalo fueron 30 mil pesos en efectivo. María de Lourdes acudió con el dinero a la oficina del abogado Huexoyuca el 29 de marzo del 2017 y le entregó el dinero que sería el regalito para el juez.

Corrieron los meses de abril, mayo y hasta junio. El abogado no volvió a contestar las llamadas a la mujer. Así que ella acudió a buscarlo a su casa en la colonia San Alejandro. Cuando no tuvo remedio más que recibirla el abogado salió con un: “Si voy a ver al juez, ni modo que llegue con las manos vacías. Hay que llevarle un regalo”.

Ahora el regalo era de 15 mil pesos, igual en efectivo. Desesperada, María de Lourdes aceptó entregar nuevamente el dinero con la condición de que ella vería al juez y se los entregaría en la mano. El abogado aceptó y juntos fueron el 15 de junio del 2017 a las instalaciones del Juzgado Sexto de lo Civil.

El abogado le dijo que él entregaría el dinero porque el juez solo lo aceptaba por ser “su socio y su amigo”. Al salir de la reunión con el juez, el abogado le aseguró a la mujer que “todo estaba arreglado”, que los bienes de la sociedad conyugal se le quedarían, pero… ¡¿Qué creen?! El juez iba a pedir más dinero, o bueno, eso dijo el abogado Huexoyuca.

A principios de agosto, el abogado le informó a su clienta que el divorcio por fin pasaría a la fase de sentencia pero que necesitaba ahora 25 mil pesos para “amarrar” la resolución del juez. Así que le pidió para el 10 de agosto ese dinero.

El abogado le avisó que para el día 31 saldría la sentencia a favor de ella y que se fuera preparando sus 40 mil pesos de honorarios.

El día 31 de agosto llegó y María de Lourdes buscó al abogado, quien se dijo enfermo y que hasta el lunes 4 de septiembre acudiría al juzgado a checar su tema

EL 4 de septiembre del 2017 volvió a llamar la pobre mujer, pero el abogado jamás le contestó. Así pasó, sin suerte varios días. El abogado dio la cara hasta que la client llamó desde un número que él no tenía registrado. el 14 de septiembre y le dijo que aguantara dos semanas más.

La clienta volvió a llamar al abogado el 29 de septiembre para preguntar por la sentencia. Y qué creen que dijo el abogado: La sentencia no había salido porque el juez le pidió 10 mil pesos más. Y en dos días tendría la sentencia.

Pero, como el abogado reconocía que ya había dado mucho dinero, esos 10 mil saldrían de sus honorarios así que por favor pasara a pagar sus 40 mil pesos de honorarios que aún adeudaba.

La mujer, ¡por fin!, comenzó a dudar. Así que le pidió tiempo, una semana, para poder juntar todo el dinero. A la par acudió al juzgado acompañada de un familiar que estudiaba Derecho para revisar su expediente.

Y ahí encontró el engaño. No se había dictado sentencia del juicio y el abogado José Enrique Huexoyuca Amador jamás se apersonó en el juzgado como abogado patrono de María de Lourdes. ¡No había movido un solo dedo!

El abogado le llamó a su client el 10 de octubre para preguntarle si ya tendría el pago de sus honorarios. La mujer le respondió molesta y le dijo que sabía que jamás se apersonó como abogado patrono ni había hecho nada del juicio.

José Enrique Huexoyuca aseguró que “él ya tenía todo resuelto aunque no había iniciado trámites y que podía hablar con su amigo el juez Julio Vargas para hacerle perder todos su bienes y en una de esas hasta la custodia de su hijo”.

“Nosotros trabajamos juntos y podemos hacerlo”, amenazó el abogado a su clienta. Y a partir de entonces ha estado recibiendo llamadas y amenazas del abogado cobrando sus honorarios.

“Voy a hacer de su vida un infierno si no me entrega los 40 mil pesos”, le dijo el abogado.

El colmo fue que el abogado Huexoyuca acudió ya en febrero a la casa de María de Lourdes para intentar extorsionarla con que le paga los 40 mil pesos o la hará perder el juicio de divorcio, sus bienes de la sociedad conyugal y la custodia de su hijo menor.

La mujer, desesperada, inició una denuncia por extorsión en contra del abogado Huexoyuca y el juez Sexto de lo Familiar, Julio Vargas, misma que ya fue presentad ante la Fiscalía General de Justicia.

Así están nuestros abogados en Puebla.

¿Será que el juez en verdad está coludido?

¿Estará el caso entre ojos del magistrado presidente Héctor Sánchez Sánchez?

Que tanto el abogado como el juez recuerden que en el Poder Judicial andan con la espada desenvainada.

ANTERIORES

Publicidad