13 de Noviembre del 2019

Rueda la cabeza de Leopardo

Por Edmundo Velázquez / /

 

CuentaHastaDiez

La primera cabeza de un funcionario de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal ya está en el escritorio de la titular, María de Lourdes Rosales.

Se trata del comandante Alfredo Hernández de Jesús, mejor conocido por su nombre clave, “Leopardo”.

El subdirector de la Policía Municipal salió después de que la secretaría de Seguridad Pública en Puebla Capital dio el manotazo a la mesa tras una primera semana digna del infierno.

A “Leopardo” se le tenía ya identificado como un mal necesario dentro de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal a tal grado que no era un secreto su protección a grupos delincuenciales y la tolerancia a la venta y trasiego de huachicol en la zona nororiente de la ciudad.

Con la llegada de María de Lourdes Rosales a la dependencia se realizaron algunos cambios en el área de Peritos, rotaciones en su mayoría, ratificó a los jefes de sector y a los directores de Vialidad y Policía. Entre ellos al “Leopardo”.

Sin embargo, la secretaria detectó que de parte de algunos grupos de la Policía Municipal se inició una huelga de brazos caídos.

Los agentes estatales le tuvieron que entrar al quite en áreas que le correspondían a Alfredo Hernández de Jesús. Cosa que no fue muy del agrado de la nueva secretaria.

La gota que derramó el vaso fue la balacera en La Fayuca y rumores que señalaron a “Leopardo” de proteger incluso a algunos de los participantes en la riña ligados a la HEM Mafia o la banda de “Los Pelones”.

Así que el lunes 22 de octubre vino el primer manotazo de la funcionaria municipal.

Y con ese manotazo vino el despido del Alfredo Hernández de Jesús.

La secretaria Rosales le dio las gracias y prácticamente puso la cabeza de leopardo como un trofeo, empalada afuera de su oficina.

Y la advertencia llegó también al GAREP, el Grupo de Atención y Reacción Estratégica Policial, que dirige Miguel Hernández, hermano del caído “Leopardo”.

Casualmente al grupo de reacción se le ha visto tremendamente inactivo.

Ahora, con dos nuevos asaltos violentos en los que fueron asesinados dos poblanos —uno en Xonacatepec y otro en Loma Linda, ambos registrados ayer 23 de octubre— las críticas no cesarán contra la secretaria.

Y no dude que sigan cayendo las cabezas.

Los movimientos serán rudos, pero necesarios.

Como fue necesario checar dónde estaban 50 plazas de policías desperdigados pero no en la SSPTM.

María de Lourdes Rosales los localizó como escoltas particulares bajo sueldo del municipio. Estos uniformados ya volverán a sus actividades.

Así que próximamente varios particulares que tenían escolta cortesía de la Policía Municipal —aproximadamente 50 uniformados desperdiciados— los verán muy desprotegidos o tendrán que contratar por su propia bolsa a sus guaruras.

¿Seguirá poniendo orden María de Lourdes Rosales?

Todo parece que es cuestión de tiempo.

ANTERIORES

Publicidad