Monday, 01 de June de 2020

Así se fraguó la rebelión contra Barbosa

Por Viridiana Lozano / /

Guiapara interior viri

El movimiento para tirar el nombramiento de Luis Miguel Barbosa como candidato de Morena a gobernador de Puebla, fue fraguado la tarde del viernes en la casa de Juan Antonio Villarroel, en Atlixco, y convocada por Jesús Luevano.

En la reunión estuvo Rodrigo Abdala y Alejandro Armenta y uno de los temas centrales fue generar una estrategia para tirar a Barbosa de la coordinación, hacer que el CEN recule y haga un nuevo nombramietno antes que el del experredista se oficialice ante las instancias electorales.

Acordaron que deben apoyar a Armenta, por ser otro que cuenta, según ellos, con el posicionamiento necesario para competir.

La primera acción fue la de este domingo, aprovechado que Abdala controla prácticamente el Consejo Estatal de Morena.

Ahí se presentó un pliego petitorio enorme que tiene el objetivo de que el CEN reconsidere la designación:

1. Conjuntar trabajo con el coordinador designado y agendar reuniones.

2. Levantar un escrito en contra del senador por su designación ya que contraviene los estatutos.

3. Ir a México (todos los consejeros) a una audiencia con el CEN para manifestar la posición del consejo respecto a la inconformidad de la designación.

4. Solicitar el respeto a la estructura por parte del coordinador, haciéndolo firmar un acuerdo de civilidad.

5. Fortalecer estructura de comités seccionales para encauzar procesos democráticos.

6. Activar un plan de trabajo y un reglamento disciplinario para propuestas externas y coordinador estatal.

7. Blindar al partido para no dejarlo en las manos de externos.

8. Solicitar comparecencia del coordinador estatal ante el pleno del consejo a la brevedad.

9. Llevar una propuesta de coordinador estatal, que sea de unidad por el consejo.

10. Nombrar a un coordinador legítimo estatal por parte del consejo.

11. Presentar un código de conducta para propuestas en ternas y coordinador estatal. De tal manera que se acaten los lineamientos y principios de morena, así como criterios de promoción.

12. Que el consejo se pronuncie con un posicionamiento respecto a la designación de Barbosa.

13. Se propone sanción a los consejeros que votaron por Barbosa.

14. Recabar firmas contra la "imposición" de Barbosa.

15. Solicitar a la comisión nacional de elecciones que no se permita que se anexen propuestas a las ternas sin saberlo el consejo, además de que no sean propuestas arribistas y que hayan estado en contra del pueblo.

16. Que el CEN respete la estructura institucional del partido. Qué no recaiga la estructura organizativa sólo en figuras como enlaces federales sino en la dirigencia y los órganos oficiales.

Al final, aprobaron enviar el jueves una comisión a exigir por escrito que el CEN explique la designación del experedista y amigo de Rafael Moreno Valle. La solicitud irá acompañada de un cúmulo de firmas en su contra.

Aunque el movimiento es armado el descontento sí es legítimo, los morenistas no quieren a Barbosa por muchas razones, pero la más importante: no tienen duda que es un morenovallista infiltrado.

***
Antes de Morena la izquierda en Puebla era inexistente, el PRD aliado desde 2010 al panista Rafael Moreno Valle se volvió en un instrumento más para ganar al PRI.

Con la llegada de Socorro Quezada a la dirigencia cambió su postura, la líder se ha mostrado crítica del gobierno morenovallista y arriesgó a ir con Roxana Luna en el proceso electoral de 2016.

Ahora, para 2018, ha anunciado que acatará la orden de ir en alianza por el Frente Amplio, pero promete defender las posiciones de su partido. El PRD no es solo un logotipo más, sino casi 35 millones de pesos de aportación, según su presupuesto del IEE, el tercero más poderoso. 

Pero el morenovallismo intenta una vez apoderarse del partido, que de todos sus viejos aliados, es el único que se ha resistido y soportado, primero, el fallido intento por inflar el padrón y luego por apoderarse del

Consejo Estatal en un encuentro que logró ganar en ese entonces Erik Cotoñeto.

Ahora intenta ungir a su fiel vasallo, el expriista Carlos Martínez Amador.

Lo que busca el morenovallismo es no tener que lidiar y negociar ni una sola candidatura con el partido, lo que pasaría con Socorro Quezada, y limitarse, como les gusta, a ordenar a quiénes postular a qué cargo.

Sin duda sería un gran papel el que haría Carlos Martínez con lo obediente que es.

El CEN aún está oponiendo resistencia, veamos qué pasa en los próximos días. Si se lo entregan a Carlos Martínez, se acaba el PRD.

ANTERIORES