Sábado, 29 de Abril de 2017

Overthinking: el mal hábito de pensar demasiado

Por Betzabé Vancini / /

 

"¿Habré sido yo?", "¿Dije algo que no debía?", "Seguramente si hago esto, las consecuencias serán estas", "¿Qué estará pasando por su mente?", "¿Qué estará pensando de mí?".

Todas estas son pensamientos comunes de un 'overthinker', es decir, una persona que piensa demasiado y cuya cabeza nunca para.

Puede ser que ya te haya sucedido, no importa lo que hagas, tu cabeza no se calla y se esmera en mostrarte cien escenarios de acuerdo a la situación en la que estás, probables causas, probables consecuencias y muy frecuentemente incluso acabas pensando lo que 'los demás' piensan y haciendo universos llenos de historias que finalmente, sólo están en tu cabeza.

Muchas veces, el 'overthinking' se confunde con creatividad. Y ciertamente, lo padecen más a menudo las personas creativas y con un coeficiente intelectual alto. Personas que están acostumbradas a racionalizar demasiado y que tienen un cúmulo de conocimientos suficientes para generar historias o especulaciones que son bastante creíbles o factibles para la situación que están pasando. Pero, ¿cuál es el problema del overthinking?

La persona que piensa demasiado suele anticiparse a las cosas y plantear escenarios de sucesos que aún no ocurren, razón por la cual siempre está analizando y previendo hasta el grado de llegar a la paranoia.

Un 'overthinker':

1. Experimenta mucha ansiedad.

2. Tiene problemas para concentrarse en las tareas cotidianas.

3. Tiene problemas para conciliar el sueño.

4. Su cabeza no para, no se detiene nunca y esto se vuelve muy cansado.

5. Tiene problemas en las relaciones interpersonales por estar siempre haciendo suposiciones sobre lo que otros piensan.

6. Experimenta poco placer en el sexo o la comida.

7. Tiene una enorme dificultad para situarse en el presente porque siempre está pensando en futuro.

Una de las causas de esto es el temor a fracasar o el temor a salir mal librado de las situaciones que se presentan en la vida. Hay cierta necesidad de control sobre las situaciones, las personas y sobre uno mismo que derivan en un análisis EXCESIVO de la realidad. Frecuentemente se sienten tan agobiados por su ritmo de pensamiento y por no poder 'desconectar' su cerebro que recurren a sustancias como medicamentos, drogas o alcohol para hacer su cabeza parar.

¿Tiene remedio? Sí. El overthinking es una tendencia difícil de romper pero hay casos de éxito. Una de las principales herramientas para evitarlo e ir ordenando los patrones de pensamiento es la meditación. Situarse en el aquí y el ahora y tratar de ir, paulatinamente, suprimiendo los pensamientos que agobian y bombardean. También es de mucha ayuda la psicoterapia que dota de estructura al pensamiento y a la persona. En algunos casos considerados como graves, la medicación indicada para el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) puede ser de mucha ayuda al menos al inicio del tratamiento psicoterapéutico.

Si identificas que tienes un patrón de exceso de análisis de las situaciones, o incluso, has tenido problemas interpersonales por dejarte llevar por tu ritmo de pensamiento, es buena idea buscar ayuda y empezar a calmar tu mente. La vida se disfruta mucho más con una mente serena.

 

ANTERIORES