Sábado, 29 de Abril de 2017

Tony ya tiene candidato a presidente…

Por Edmundo Velázquez / /

Dentro del Poder Judicial de Puebla se cuenta que los acuerdos transexenales de Rafael Moreno Valle Rosas alcanzan incluso la silla del Tribunal.

El próximo 15 de febrero se acerca el día límite para que se elija al presidente del Tribunal Superior de Justicia.

Y si no hay sorpresas, este jueves, Roberto Flores Toledano se quedará otro año como magistrado presidente en el cargo.

Será votado en el pleno hoy como presidente un año más y el 15 de febrero llevará a cabo su informe de labores.

Flores Toledano se reelige un año más porque la promesa de Moreno Valle de generar un Consejo de la Judicatura nomás no cuajó en su sexenio y alguien tiene que llevarla a cabo.

Tendrá un año más para encargarse de que el Consejo de la Judicatura ya entre en funciones. Se supone que esta figura sustituirá las funciones que desempeñaban la Junta de Administración, el Centro de Estudios Judiciales y parte del pleno de magistrados.

Vaya, urge que Puebla tenga un Poder Judicial como el resto de los estados del país que opere y dote de legalidad, transparencia y orden el relajo que se tiene (hasta en las finanzas).

Así que Flores Toledano tiene que aguantar otro periodo, insisto, solamente si no ocurren sorpresas.

Porque con la llegada de Tony Gali Fayad, también llegan nuevas reglas.
De entrada, llegaron tres nuevos magistrados.

El ex síndico municipal de Gali, Héctor Sánchez Sánchez y dos operadores electorales de Martha Erika Alonso (y de Moreno Valle) que son Gabriel

Marcos Moreno y Raymundo Israel Mancilla.

La salida de Héctor Sánchez Sánchez del Ayuntamiento de Puebla, dicen, tuvo que ver con la poca química con el alcalde Luis Banck Serrato.

Es más.

Fanático de las auditorías, Banck estuvo analizando la Sindicatura por más de tres meses para ver qué podía encontrarle algo a Héctor Sánchez Sánchez.

Pero nada ocurrió.

Sánchez Sánchez aguantó unos meses y anunció su su salida del municipio con un secretito que tenía muy bien guardado.

Es más, todo mundo le preguntaba en corto en qué lugar del gabinete de Tony Gali llegaría.

Y Héctor Sánchez Sánchez guardaba silencio.

Así como no queriendo sonreía.

Algo se guardaba el muy picarón. Algo tramaba.

Llegó el día para conocer el gabinete de Tony Gali y, oh sorpresa, Héctor Sánchez Sánchez no apareció por ahí entre los hombres del nuevo gobernador a pesar de que es uno de los más cercanos.

Él ni se inmutaba, ni se arrugaba, ni se ponía tenso.

Para él no fue sorpresa aparecer en la terna para sustituir al magistrado Humberto Rosales Bretón. Y era más que obvio que lo votaran como titular de esa fórmula. Así ocurrió.

A Roberto Flores Toledano la idea de tener a alguien tan cercano a Gali le cayó más pesada que la carne de puerco.

E incluso, cuentan las malas lenguas, estuvo tentado a echarle abajo su terna. Pero no le alcanzó. Flores Toledano no tiene influencia en las esferas locales gracias a su parco estilo.
De los tres perfiles colocados el lunes pasado por el Congreso Local como nuevos magistrados, Sánchez Sánchez fue el que mejor cayó en el ánimo de los abogados poblanos y aquellos funcionarios del Poder Judicial.

Es más, todos lo quisieran ya como próximo presidente del Tribunal Superior de Justicia.

Hasta donde van las cosas, Héctor Sánchez Sánchez no será presidente... Por ahora.

Si todo funciona como lo dejó dispuesto Rafael Moreno Valle, Flores Toledano se queda un periodo, pero nada más.

El mensaje de Gali ha sido respetar los acuerdos de Moreno Valle.

Pero no dejará pasar la oportunidad de hacerse del control de la presidencia del Tribunal en cuanto pueda.

Y Héctor Sánchez Sánchez caerá en blandito, nuevamente.

ANTERIORES