Thursday, 23 de November de 2017

La campaña que pagó El Cachetes

Por Edmundo Velázquez / /
La campaña que pagó El Cachetes
Foto:Central

CUENTA HASTA DIEZ

El Club Hípico de “Haras del Bosque” se volvió “El Rancho” cuando Othón Muñoz Bravo tomó control (y con eso, de gran parte del fraccionamiento campestre).

Varias fotografías ubican “El Rancho” como zona de reuniones de muchos morenovallistas.

Aunque Othón Muñoz Bravo llegó a Puebla con bajo perfil, la clase política lo arropó.

Inicialmente  habitó una modesta casa en Lomas de San Alfonso. Lo vieron en ese barrio unos dos años.

Las personas  de la zona sabían que algo no andaba bien cuando Othón Muñoz llegaba a su casa escoltado.

A pesar de que la bonanza de Muñoz Bravo era envidiable para el resto de sus vecinos, nunca logró ser del todo aceptado entre ellos.

Incluso ellos lo notaban sobrado, un tanto déspota. Sabían que le iba bien. Era obvio.

Le robaban un auto por semana y ni se quejaba.

Hasta que un día avisó a sus vecinos que él solito pagaría toda una barda para proteger el fraccionamiento.

Los vecinos no lo permitieron. Incluso pensaron que si le dejaban pagar eso se sentiría dueño de la zona habitación.

A los pocos meses “El Cachetes” se fue.

Estaba cansado de que los clasemedieros lo vieran con temor y notaran sus excentricidades. El detalle que lo hartó fue que le prohibieron a los demás niños  jugar con sus hijos, aunque tuvieran alberca en su casa.

Así que Othón se fue a estrenar casa a Lomas de Angelópolis. En “El Secreto”.

Su hermana se quedó en Lomas de San Alfonso. Y él comenzó con su aventura inmobiliaria. Rancho en “Haras del Bosque”, residencia de descanso en “El Cristo”, casa a prueba de cualquier inconveniente en “El Secreto”, de Lomas de Angelópolis.

Y lo demás es historia.

Sus amistades, sus propiedades, sus negocios.

La clase política poblana lo atrapó.

Ahí no lo veían mal. Es más, le agradecían que invitara las carnes asadas, que te dejara montar en sus caballos pura sangre y claro, que aportara dinero en campaña.

En 2012 no solamente aportó “en comodato”, junto con otros empresarios, una camioneta Cadillac Escalade a la campaña al senado de Javier Lozano Alarcón.

También tuvo un detalle perfecto para la campaña a la diputación federal de Julio César Lorenzini.

En ese entonces, Lorenzini se encontraba en todo el ánimo del Morenovallismo.

—Recordemos que incluso, al finalizar con su cargo en San Lázaro figuró para llegar a hasta la Secretaría de Desarrollo Social, hasta que lo traicionó su boca y fue vetado para el puesto—.

El álbum de “El Cachetes” no podría estar completo sin Julio César Lorenzini.

Uno de los muchos diputados federales a los que apoyó.

lorenzini cacheton

 

Los vecinos de su casa de campo veían seguido helicópteros llegar a la zona y después aparecían los políticos.

Así, el más fuerte operador económico de la campaña federal en el 2012 fue “El Cachetes”.

Eso fue lo que el huachicol financió.

¿De quién más tenía fotografías en su despacho “El Cachetes”?  

ANTERIORES

Publicidad

 

bannerPC

Vaniloquio

Banner joanmarin

Publicidad

Loading...