¡Comparte!

La Célula sólo existe en la imaginación de Gerardo Pérez Salazar y en las maquetas de Javier García Ramírez. A ocho meses de que el gobernador Mario Marín Torres colocara la primera piedra de uno de los magnoproyectos de su administración, el recinto fiscalizador sigue siendo un páramo solitario perdido en Oriental, habitado por la maquinaria que ha aplanado la tierra en espera de las grandes inversiones proyectadas por el gobierno marinista.

En la Célula no hay pisos ni construcciones, ni siquiera un ladrillo levantado, literalmente está la nada en los grandes ejidos que adquirió el gobierno marinista al risible costo de un peso por metro cuadrado.

Sólo polvo, aplanadoras, excavadoras y trituradoras de piedra lucen en el arenal, donde la administración marinista proyectó la construcción del “edificio de Aduana del recinto fiscalizador estratégico del nodo intermodal logístico” que albergará a grandes exportadores para la distribución de productos alrededor del país.

El avance de estos ocho meses se reduce a tres cosas: aplanamiento, pavimento en algunos puntos y la colocación de una malla ciclónica que cerca los ejidos que compró el gobierno a los pobladores del municipio de Oriental.

El pasado 10 de julio, Mario Marín y su gabinete entero —sin la presencia de funcionario federal alguno— colocaron la primera piedra del segundo mega proyecto del sexenio y hoy, a 232 días del acto protocolar, la nada es el resultado de la millonaria inversión estatal que suma 180 millones 877 mil 725 pesos.

Lo que más luce en el aplanado terreno son dos grandes espectaculares del gobierno del estado que estipulan el costo y el tiempo de ejecución del edificio aduanal: 54 millones 619 mil 330 pesos, a terminarse en 180 días por la Constructora Checa.

El segundo espectacular establece que la constructora Urbinco es la encargada de la construcción de acceso y vialidad interna al recinto fiscalizador. Pero no estipula costo y tiempo de la ejecución.

De acuerdo a la página de transparencia del Gobierno del estado, Javier García contrató a Urbinco y otras dos empresas para las vialidades internas del recinto por un costo de 126 millones 258 mil 394 pesos, según el contrato OP/LPE/Seduop-2007-0277 (Ver anexo uno).

Documento de Transparencia que establece que la primera fase de La Célula es un fracaso.

El pasado 22 de febrero, las tres empresas encargadas —Urbinco, Grupo Constructor JOCC y Constructores y Mercaderes Iberoamericanos— de la vialidad interna debieron entregar el proyecto concluido. Empero, no hay nada.

El contrato firmado por las tres empresas y la Secretaría de Obras Públicas (Seduop) estipula que las vialidades del recinto estarían concluidas el 31 de diciembre del año pasado. La prórroga se pactó en octubre para que las obras finalizaran la semana pasada.

Y sólo en caso de que las vialidades sean un enorme aplanado de concreto en algunos puntos, la obra está concluida.

El proyecto marinista incluye también la construcción del edificio aduanero, inmueble que debe estar en pie para el próximo 19 de junio, según el portal del gobierno de Mario Marín (ver anexo dos).

El edificio aduanero está a cargo de la Constructora Checa, misma que valuó el costo en 54 millones 619 mil 330 pesos y deberá estar concluido en tres meses. Pero hasta el momento, los trabajos no se notan.

Los pírricos avances del elefante blanco del gobierno marinista no coinciden con el movimiento de maquinaria que hay.

A la vista es posible detectar unas 20 excavadoras, una enorme trituradora de piedra, una decena de pipas y media docena de trabajadores recorriendo el lugar.

La publicidad de La Célula no ofrece un piso aplanado nada más o un enorme terreno baldío cercado con malla ciclónica.

“La apuesta del Gobierno del estado es que La Célula potencie el desarrollo, eleve la competitividad de las diferentes regiones, amplíe y modernice la infraestructura de transporte y telecomunicaciones, pero también nos ubique como una opción atractiva para el arribo de grandes empresas multinacionales”.

Documento de Transparencia que estipula que en tres meses deberán estar concluidas las vialidades y el edificio aduanal con una inversión de 180 millones de pesos.

“La Célula representa el ingreso de Puebla a la tendencia mundial —muy socorrida en Europa, Estados Unidos y Asia— que opta por regiones con medios para un transporte ágil, seguro y a bajo costo. Los ‘nodos intermodales’ o ‘ciudades de transporte’ son la alternativa más importante del planeta en una economía globalizada, no sólo por el generoso impacto económico para la población, sino por el desarrollo de infraestructura”.

“¿Qué opinaría si le dijeran que en Puebla se puso en marcha un proyecto para que la entidad se convierta en el eje económico estratégico de la zona centro y sur-sureste del país; que ese plan la ubicará como una atractiva opción para el arribo de las empresas más importantes del mundo y que en su etapa de máximo desarrollo generará 20 mil empleos y una derrama económica de 900 millones de dólares?” “Más aún: imagine que ese plan puede ayudar a sus familiares y amigos ligados a las industrias de alimentos, bebidas, maquinaria o textil a estar en contacto con cadenas de transporte, aduana, logística y servicios derivados más importantes del planeta para ofrecerle sus servicios”

Puedes leer aquí la nota original

20% descuento Puebla  -México