¡Comparte!

Nicolás Aguilar Rivera, sacerdote acusado de abusar sexualmente de 86 menores de edad tanto en Tehuacán, Puebla, como en Los Ángeles, California, ofició misas y celebró comuniones y bautizos a finales de diciembre en Zoquitlán, municipio de la Sierra Negra del estado, según reportó el periódico El Mundo de Tehuacán el pasado 24 de enero.

El periódico local presentó una fotografía de Nicolás Aguilar al lado de tres niñas, quienes hicieron su primera comunión en manos del pederasta.

“De acuerdo con reportes del municipio de Zoquitlán, fueron varias ocasiones en las que el clérigo ofreció sus servicios sacerdotales, no sólo con misas, sino también para bendecir establecimientos comerciales y celebrar sacramentos como primeras comuniones y hasta bautismos”, consta en el periódico de Tehuacán.

Y es que Nicolás Aguilar ya no se esconde. En los últimos meses ha sido visto en San Miguel Eloxochitlán y en Tlacotepec de Porfirio Díaz, municipios que frecuenta para visitar amistades.

El arzobispo de Tehuacán, Rodrigo Aguilar Martínez, admitió en conferencia de prensa que Nicolás Aguilar ha estado oficiando en la Sierra Negra en los últimos meses de 2006 y según sus palabras le prohibió al párroco de Zoquitlán, Antonio Hernández Barrientos, permitirle a Nicolás Aguilar utilizar las iglesias de la comunidad, debido a que la Diócesis de Tehuacán lo tiene vetado por sus actos de pederastia.

Cambio publicó en septiembre del año pasado que Aguilar Rivera continuaba oficiando misas en el estado de Morelos con la autorización de los jerarcas de la Diócesis de Cuernavaca, sin embargo, el cardenal de México, Norberto Rivera Carrera, aseguraba el 26 de septiembre que desconocía el paradero del cura pederasta.

Desde que Nicolás Aguilar fue denunciado penalmente por cuatro menores de edad de la comunidad de San Vicente Ferrer, Tehuacán, éste perdió una residencia fija y se dedicó a vagar entre Puebla, Morelos y Guerrero, estados que visitaba para vender sus casetes de música evangélica.

La última residencia fija de Aguilar Rivera fue en el municipio poblano Santa Clara Huitziltepec, donde vive su amigo de la infancia el padre Gilberto Nájera.

Corría el año 2003, cuando Nicolás Aguilar dejó de presentarse en el ministerio público “El Riego” de Tehuacán para cumplir con su “condena” de firmar cada viernes por el delito de corrupción de menores, y arribó a Santa Clara Huitziltepec para vivir con Gilberto Nájera, también oriundo de Huehuetlán, el grande.

El cura pederasta vivió en ese municipio cerca de un año, tiempo en el que apoyó a su amigo oficiando misas y celebrando la fiesta patronal del 3 de mayo, pero se fue del pueblo y comenzó su vida itinerante.

De 2004 a 2005 Nicolás Aguilar vivió en Tepeyahualco, Puebla, ahí comenzó con su negocio de la venta de casetes con música religiosa, sobre todo evangelios luctuosos. Nicolás Aguilar fue el asistente del pastor Manuel Andrade, le apoyaba con confesiones y asuntos administrativos de la parroquia.

Meses después, el padre Nicolás regresó a Santa Clara Huitziltepec, hasta que Nájera y el cacique del pueblo lo recomendaron para oficiar en Morelos.

De marzo a mayo de 2006, Nicolás Aguilar ha visitado las comunidades cercanas a Santa Clara Huitziltepec para vender sus casetes, que a decir de los párrocos de aquella zona: “No son buen negocio, pues no se venden bien”.

En abril de este año, Nicolás Aguilar visitó los municipios de Tepeyahualco, Ahuatepec, Atoyatempan, Molcaxac y Tepeji, lugares donde habló con los curas de esas comunidades y les vendió una caja de casetes a 200 pesos.

Actualmente el cura pederasta no tiene un lugar fijo donde vivir: “Es un vagabundo”, aseguran los sacerdotes de la Mixteca de Puebla.

En julio, Nicolás  Aguilar ofició una misa en una comunidad cercana a Jonacatepec, Morelos, llamada Huitzililla, ahí el padre pederasta ha ofrecido homilías en los últimos meses, incluso ha celebrado comuniones y bautizos, según lo publicado en esta casa editorial en septiembre de 2006. En enero de 2007, Milenio publicó una nota en el mismo sentido.

A raíz de la denuncia que presentó Joaquín Aguilar —víctima del padre Nicolás— ante la Corte Superior de California en contra del arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, el escándalo del cura pederasta poblano estalló nuevamente, razón por la que presumen los sacerdotes entrevistados que Nicolás Aguilar “se esfumó” de Morelos.

Habitantes de Jonacatepec y Huitzilac —municipios de Morelos— aseguraron que el escándalo en torno a Nicolás Aguilar “no es muy conocido” en esos lugares, por lo que el padre oficia en distintas comunidades del estado, sobre todo pequeñas, tales como: Jaloxtoc, Huitzililla, Tlayecac, Atotonilco y Huitzilac.

Los sacerdotes entrevistados comentaron que Nicolás Aguilar pernocta en distintos lugares del estado de Morelos: “Nunca se queda en un sólo lugar, siempre se anda moviendo”. A decir de los curas, Nicolás Aguilar se ha alojado en el ex convento de San Agustín, ubicado en Jonacatepec, Morelos.

El lugar más concurrido por Nicolás Aguilar es Santa Clara Huitziltepec —municipio poblano—, donde vive su amigo de la infancia Gilberto Nájera, quien le ha protegido de los rumores y lo ha recomendado para que siga oficiando.

Incluso en las fiestas de mayo, Nicolás Aguilar acompañó a su mejor amigo durante los festejos y le apoyó con confesiones y misas.

Esta es la nota publicada en El Mundo de Tehuacán, de la reportera Susana de los Ángeles:

“El padre Nicolás Aguilar Rivera ofició misas en Zoquitlán y bendijo comercios, además frecuenta San Miguel Eloxochitlán, y poblaciones de Tlacotepec de Porfirio Díaz, todos en la sierra negra.

”Aunque se sabía que el padre Nicolás, acusado de violar a niños en Tehuacán y Los Ángeles, California, sólo visitaba esa zona para vender sus discos de música religiosa, se le permitió oficiar misas y celebrar comuniones en Zoquitlán.

”La estancia del sacerdote acusado de pederastia fue en los últimos meses de 2006.

”Incluso permitió que le fotografiaran con niños que hicieron su primera comunión. En una imagen en poder de Mundo se aprecia al lado de tres jovencitas.

”De acuerdo con reportes del municipio de Zoquitlán, fueron varias ocasiones en las que el clérigo ofreció sus servicios sacerdotales, no sólo con misas, sino también para bendecir establecimientos comerciales y celebrar sacramentos como primeras comuniones y hasta bautismos.

”El obispo de Tehuacán, Rodrigo Aguilar Martínez, dijo que luego de la visita del padre Nicolás, pidió al clérigo responsable de la parroquia, Antonio Hernández Barrientos, que le impidiera que oficiara misas, ya que estaba prohibido por  la diócesis. Sin embargo, no especificó si le aplicaría algún tipo de sanción por haberle permitido realizar su ministerio religioso.

”El obispo dijo no conocer físicamente al padre Nicolás, ya que nunca se ha comunicado con él para solicitar su reincorporación a la diócesis de Tehuacán.

”También se sabe que con frecuencia el padre Nicolás visita los municipios de Eloxochitlán y Tlacotepec de Porfirio Díaz, en donde mantiene contacto con algunas amistades.”

Aquí puedes leer la nota original

20% descuento Puebla  -México