¡Comparte!

Por querer robarse los helados para los niños, le cayó una lluvia de sillazos. Ahora este ladrón la pensará dos veces antes de volver a hurtar algo.

En Brasil, un ladrón se metió a una heladería. Para no ser reconocido llegó vestido con un traje de motociclista y casco. Se acercó a la caja registradora y pidió el dinero.

No se percató de que había varios empleados y uno de ellos sigilosamente tomó una silla plegable, la dobló, se fue acercando a él y le empezó a tundir.

El cajero también detuvo al ladrón y entre los dos lo amagaron, pero la escena parecía una lucha de la AAA o del Consejo Mundial de Lucha Libre. Aquí el vídeo.

Fotografía de Yonadab Cabrera Cruz

Yonadab Cabrera Cruz

Inició como reportero en 2007 y ha cubierto temas políticos, de medio ambiente así como sociales. Cuenta con dos maestrías: la primera de ellas en Mercadotecnia y Publicidad y la segunda en Desarrollo...