¡Comparte!

Puebla es una ciudad con muchas historias y no es de extrañarse que sus callejones esconden historias mágicas y espeluznantes, una de ellas es el famoso Callejón del Muerto, en el Barrio de Analco.

Una leyenda que tiene tintes de realidad ya que involucra algunos lugares físicos como es el nicho que se encuentra en la esquina y las personas que se vieron involucrados en ellas.

Según cuenta a RAYAS el historiador poblano David Ramírez Huitrón, existen dos versiones de esta mística historia, la primera que es la leyenda popular y la versión novelada la cual trata de involucrar en el tiempo a los personajes.

La leyenda popular cuenta que en las noches muy oscuras, sobre todo en época de lluvias es cuando se aparece un personaje en ese callejón, el cual se dice que era un individuo que intentó hacer asaltar a una persona, la cual se defendió y mató al asaltante, quien después fue enterrado en una fosa común, ya que nadie reclamó su cuerpo, aunque ―la gente cuenta― siguió apareciéndose.

La versión novelesca cuenta que existió un padre que se llamaba “Panchito”, quien en una confesión escuchó las fechorías de una persona. El padre se asomó para saber quién era, pero cuando lo buscó no había nadie. Todas estas historias son el relato de diversos autores, pues hasta la fecha no se tiene registro de ningún padre “Panchito”.

Lo que sí es un hecho es que durante la época colonial ocurrió un duelo en ese callejón que a raíz de esa muerte violenta, se dice que aparece un ánima justo donde se encuentra un nicho al final de la calle del callejón de Yllescas.

Callejón de Yllescas, 12 Sur de la ciudad de Puebla.

El origen del Callejón Yllescas

David Ramírez cuenta que el callejón de Yllescas tiene su origen en la familia Yllescas, una familia de herreros que vivían en el Barrio de Analco, muy famosos por donar el caño para introducir el agua en la zona y también la herrería de la capilla lateral.

Es por ello que en la leyenda se combina la historia de la familia con la aparición de este personaje siniestro, el cual es parte del folklore del Barrio de Analco.

Esta leyenda se comenzó a escuchar a principios del siglo XX cuando el maestro Eduardo Gómez A. empezó a recopilar todas estas leyendas que se venían perdiendo, quien a su vez tuvo como maestro a Enrique Cordero y Torres, uno de los primeros en hacer eco de ello. Esto dio pie a que más tarde otros cronistas modernos fueran aportando estas leyendas a la colección literaria.

No se sabe si aún se sigue apareciendo esta alma en pena, lo que sí es lamentable es que la casa donde está el nicho que forma parte de esta leyenda se encuentra en muy mal estado, pues los propietarios no la han reparado y se encuentra en riesgo de derrumbe. Por fuera se puede ver muy maltratado, lo que podría dar intenciones de ser derribada por los mismos propietarios.

Callejón de Yllescas, 12 Sur, entre 5 y 3 Oriente, Barrio de Analco.
Etiquetas: