¡Comparte!

¡De referencia literaria a tu mesa! “Arráncame la vida” es una marca poblana que ofrece una amplia variedad de mezcal y sal artesanal producidos en la zona de la Mixteca y la Sierra Negra del estado, que además de distinguirse por su delicioso sabor, cuenta con empaques cool que enaltecen la cultura mexicana.

El proyecto encabezado por Raúl Persino surge después de que el estado de Puebla obtuvo la denominación de origen de mezcal en 2015, trabajando de la mano con los productores de cinco municipios: San Diego La Mesa, Santa María Zoyatla, Huehuetlán El Grande, Tecamachalco y Zapotitlán Salinas (cerca de la Reserva de la Biosfera), para comenzar su distribución a nivel local, nacional e internacional.

Raúl Persino, embajador de la marca explica que el nombre está inspirado en la novela homónima de la escritora poblana Ángeles Mastretta, una historia que ha sido adaptada a la pantalla grande y ha servido como inspiración para varios artistas del ámbito musical.

Por el lado espiritual, “Arráncame la vida” también refiere al ritual de extracción del corazón del agave, su centro, el alma que servirá para crear el mezcal.

En sus empaques y cajas plasmaron lo mejor de la cultura de nuestro país y aquellos elementos que forman parte de la memoria colectiva que nos identifica como mexicanos: la talavera azul, la lotería, los símbolos prehispánicos, el arte huichol y el Día de Muertos.

La pequeña empresa ha dado frutos a lo largo de seis años, logrando sacar a la venta dos productos más: la sal prehispánica “Cutha” y “Las Poblanitas”, una bebida alcohólica preparada con mezcal y frutas naturales como una alternativa para aquellos que no soportan el sabor del destilado tradicional.

“Cutha”, la línea de sal cuenta con diversos sabores entre los que destacan el de hormiga chicatana, chile morita, café, hierbabuena, aguacate, maíz azul, Jamaica y gusano de maguey.

“Arráncame la Vida” cuenta con 9 etiquetas entre las que destacan el clásico Espadín, Papalometl, Mole Poblano, Gusano y especialidades como el ensamblado con miel de agave que lleva por nombre Nakú (corazón en totonaco).

Los precios varían dependiendo de la reserva que se elija. Por ejemplo: los preparados con frutas tienen un costo de 250 pesos; una botella de Espadín en 520 pesos; el Papalometl está en 820 pesos y mil 600 el Pitzometl —un tipo de mezcal muy raro que se obtiene de un agave que tarda entre 15 y 20 años en madurar—.

Los kits en cajas artesanales se venden por 500 pesos en cualquiera de sus dos presentaciones: dos botellas de 750 ml de espadín y mole poblano o la caja con 5 botellas de 60 ml de diferentes sabores.

Si te interesa alguno de sus productos te invitamos a contactarlos a través de sus redes sociales o en sus oficinas ubicadas en la 33 poniente #1509 de la colonia Volcanes.

Sitio: https://arrancamelavida.com.mx/

Facebook: https://www.facebook.com/MezcalArrancameLaVida/

Instagram: https://instagram.com/mezcalarrancamelavida?utm_medium=copy_link

La pandemia de covid-19 afectó sus ventas

Hasta antes de la llegada de la pandemia de coronavirus a México en marzo de 2020, “Arráncame la Vida” se presentaba en diferentes eventos privados, conciertos, bazares, ferias estatales y nacionales.

Una vez que ocurrió el periodo de confinamiento, tuvieron que adaptarse y encontrar nuevas plataformas para ofertar sus productos.

Las redes sociales ayudaron a mantener un poco las ventas pero aún en la actualidad, la tarea por sobresalir en el mercado del mezcal no es fácil.

Actualmente, realizan envíos a todo México y a nivel internacional, han llegado hasta Estados Unidos, España, Francia, Ecuador y Colombia por mencionar algunos.