¡Comparte!

Las trabajadoras sexuales del Centro Histórico de Puebla han encontrado en las casonas transformadas en hoteles una alternativa. Lo prefieren por seguridad y porque ellas mismas no quieren ser vistas entre las calles de la 8 a 18 Poniente.

En un recorrido realizado por PÁGINA NEGRA por lugares que han abierto en las calles 5 de Mayo y 18 Poniente, las casonas se encuentran adaptadas con varias habitaciones y un espacio en donde las mujeres esperan.

Muchos de estos espacios ya laboraban con la renta de cuartos a las mujeres que comercian con su cuerpo y que, desde la administración del morenovallista Luis Banck Serrato como presidente municipal de Puebla, fueron perseguidos. Incluso mujeres que se encargaban de vender papel de baño y condones fueron enviadas a prisión acusadas por trata de personas.

“Se sienten más seguras”

Acá se sienten seguras. No están obligadas, aquí no hay trata. Se les pide su identificación por lo que tampoco se deja que entren menores de edad. El lugar está limpio, como puede verse, y los espacios ellas mismas los eligen. Si no les gusta acá van a otro lugar, dijo Lupita, como llamaremos a una de las encargadas de uno de los espacios que visitó PÁGINA NEGRA.

A decir de las mismas sexoservidoras, “se sienten más seguras así” y se apoyan entre ellas cuando un cliente se pone pesado. En los servicios usan condones y también en el lugar los clientes pueden adquirirlos en máquinas expendedoras.

En una ocasión una chica comenzó a gritar. Todas fuimos por ella. Y la apoyamos. El cliente quería desnudarla. Ella no se dejó porque eso no viene en el servicio o no había pagado por eso. El tipo ya la tenía del cuello y pues entre todas lo sacamos, recordó Lupita. 

Uno de los sitios visitados, en la calle 18 Poniente, colocaron una cortina roja. Es casi un sello distintivo de estos espacios que usualmente usan ese color para señalizarse. Detrás de la cortina había más de ocho hombres a la puerta.

Al fondo se encontraban las trabajadoras sexuales esperando en sillas de color azul. Y alrededor de ellas podían verse las puertas de los cuartos.

Muchos de los hombres ni entran. Nomás están de mirones. Y pues desde ahí ven a las chicas y pasan si es que quieren el servicio, agregó Lupita.

Otro de los espacios, en la calle 5 de Mayo, a una calle del Santuario del Señor de las Maravillas, tiene menos afluencia. Hay menos trabajadoras sexuales y el sitio tiene puertas nuevas, solo hay cuatro cuartos.

“Tienen todos los servicios. Baño. Regadera. Su puerta. Se ocupan y se van. No tienen que estar ahí todo el día. Ellas solo esperan y el cliente las ve”, dice Yéssica, la encargada, quien cubre su rostro con un cubrebocas y su cabeza con una sudadera.

Creditos: Especial

La propuesta de Segom

Con el gobierno municipal de Claudia Rivera Vivanco, el sexoservicio en las calles del Centro Histórico se extendió a las calles 8 Poniente y 5 Norte. Las trabajadoras sexuales incluso tomaron parques, como el Sor Juana Inés de la Cruz, para hacer sus negociaciones y hasta dar sus servicios.

A la llegada de la administración de Eduardo Rivera Pérez en el Ayuntamiento de Puebla comenzó a sondear la propuesta de retomar los espacios como estas casonas. Y recientemente, la Secretaría de Gobernación municipal planteó la reubicación de las sexoservidoras exclusivamente en más de 16 casonas y moteles para que puedan trabajar en ellos, así como el Callejón de Variedades.

Jorge Cruz Lepe, el titular de la dependencia reveló que en la reunión que sostuvieron con la Asociación de Hoteles y Moteles se planteó la posibilidad de rehabilitar espacios que ya se utilizaban antes para el sexoservicio en la zona centro de la ciudad.

Los propietarios de los sitios aceptarán esta medida, pero sólo se espera que los encargados y dueños accedan y tengan las medidas de seguridad correspondientes para evitar que sean acusados de trata de personas.

Esta reubicación de sexoservidoras será para que sigan ejerciendo el oficio de manera segura, y que en la calle no corran el riesgo de ser manejadas por algún líder ambulante como se señaló previamente y se acusó en específico al líder del grupo Fuerza 2000, Federico López, actualmente en prisión.

Jorge Cruz Lepe detalló que al entrar a la administración municipal tuvieron registro de 500 a 550 sexoservidoras ubicadas en las calles del Centro Histórico, en la zona norponiente que abarca las calles 8, 10, 12 y 14 Oriente.

Etiquetas:
Cholula TAPO
Edmundo Velázquez

Edmundo Velázquez

Es egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y cursó la maestría en Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos...