¡Comparte!

María Concepción Pérez González, de 61 años, se debate entre la vida y la muerte por una negligencia médica del hospital privado “Unidad Hospitalaria Médica SMH”, en Huejotzingo, debido a que el cirujano olvidó retirarle una gasa médica del estómago.

Lo que fue una operación por cáncer de ovario, el 26 de junio del 2021, se convirtió en una agonía tanto de salud como económica, que ha derivado en cinco intervenciones quirúrgicas hasta el momento.

De acuerdo con la denuncia, el nombre del médico que intervino a la afectada es José Antonio Velázquez Quiroz, quien, pese a no estar facultado para realizar estos procedimientos, fue respaldado por la Unidad Hospitalaria Médica SMH para operar.

Así lo indicó Orlando Cazaval Pérez, hijo de María Concepción Pérez, quien se ha encargado del cuidado desde que, en junio pasado, fue intervenida por cáncer de ovario en dicha clínica, ubicada en calle La Soledad, número 1099, en la colonia Segundo Barrio, de Huejotzingo.

En entrevista para CENTRAL, detalló que José Antonio Velázquez estuvo a cargo de la operación, donde olvidaron extraerle a su madre una gasa, utilizada en la intervención del área abdominal. Este error costó 78 mil pesos, precio que pagaron por extirpar el cáncer.

En consecuencia —cuenta Orlando Cazaval—, María Concepción Pérez contrajo una infección, causada por el insumo quirúrgico, cuya presencia desconocían.

María acumula cinco cirugías sin éxito

A los tres meses, tuvo que someterse a una ileostomía en otro hospital. Ese 28 de octubre, en plena operación, el nuevo doctor encontró la gasa en el estómago. Para delegar responsabilidades, el personal médico grabó el momento de la extracción, los cuales están en poder de esta casa editorial.

Acta de la alta médica, de la operación donde le encontraron la gasa
Acta de la alta médica, de la operación donde le encontraron la gasa

Sin embargo, María Concepción Pérez siguió padeciendo el mismo problema, con nuevas complicaciones: deshidratación y falta de potasio.

El pasado 5 de noviembre le practicaron un reacomodo de estómago, procedimiento que se ha repetido en otras tres ocasiones.

En total, hasta el corte de esta edición, la paciente lleva cinco cirugías en medio año.

“El doctor no está capacitado para realizar cirugías”

Orlando Cazaval, el hijo, relata que José Antonio Velázquez no cuenta con los requerimientos para realizar una operación de cáncer de ovario, como la que practicó a su madre.

Cuenta que el médico no está registrado como oncólogo, sino como médico partero, según información que le compartió la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed).

Para Orlando Cazaval es inadmisible que las clínicas asignen a personas que no están facultadas a llevar a cabo determinadas intervenciones, por lo que exige justicia.

Que reparen daño, porque yo ya no aguanto los gastos. Que reparen daño de todo lo que he gastado y que siga el procedimiento hasta donde salga bien”.

Debido a esto, presentará una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE). Espera que, con ella, esta situación no se siga repitiendo en esta clínica ni en otras, mientras su madre aún lucha por su vida.