¡Comparte!

Los médicos del Hospital Metodista de Houston, Texas, analizaron datos de los pacientes infectados e identificaron las diferencias entre las variables Ómicron Alfa y Delta del coronavirus.

El estudio publicado el pasado jueves en la revista The American Journal of Pathology se basó en el análisis de cuatro mil 468 muestras de Ómicron obtenidas en el sistema sanitario del centro médico, que incluye ocho hospitales ubicados en el área metropolitana de Houston, entre el 27 de noviembre de 2021 y el 5 de enero de 2022, cuando se registró el primer caso de la variante en la zona. Además, los investigadores incluyeron en el análisis las muestras de los pacientes con Alfa y Delta, tratados previamente en las instalaciones.

Una diferencia entre las variables  es el tiempo de hospitalización, así como el número de pacientes internados. Foto: Bruna Prado, AP.

Al analizar un total de 40 mil 991 muestras de los pacientes infectados con las tres cepas, los investigadores identificaron las siguientes diferencias entre variables

Propagación extremadamente rápida de Ómicron

Ómicron se extendió por toda la zona metropolitana en un periodo de tiempo “inusualmente” corto, mucho más rápido que cualquier otra variante del coronavirus. La cepa tardó tan sólo tres semanas en convertirse en la variante dominante en la región, causando el 90 por ciento de los nuevos casos de la COVID-19.

Más casos de “irrupción” de la vacuna

La variante Ómicron causó más casos de “irrupción” de la vacuna que Alfa y Delta, es decir, un número mayor de los pacientes infectados con Ómicron dieron positivo tras estar completamente vacunados. Así, un total de 156 personas (3.5 por ciento) se infectaron con Ómicron al menos una semana después de recibir la primera dosis contra 494 (3.1 por ciento) de los pacientes con Delta. Mientras, mil 786 (40 por ciento) dieron positivo 14 días después del segundo pinchazo contra tres mil 679 (23.4 por ciento), y 711 (15.9 por ciento) al menos dos semanas después de la dosis de refuerzo contra 140 (0.9 por ciento).

Según los médicos, el aumento de los casos de “irrupción” se debe a una posible disminución de la inmunidad.

La edad más joven de los infectados

Los pacientes infectados con Ómicron eran más jóvenes que los pacientes con Alfa o Delta, lo que podría ser atribuido, según los autores del estudio, al frecuente incumplimiento de medidas sanitarias por parte de este grupo, tales como el uso de tapabocas o distanciamiento social. La edad media de los contagiados con Ómicron era de 44.3 años, a diferencia de los pacientes con Alfa, con un promedio de 50 años y aquellos con delta, 48.3 años.

Otra diferencia entre variables que encontraron los investigadores fue la rápida propagación de Ómicron a comparación de Alfa y Delta.
Otra diferencia entre variables que encontraron los investigadores fue la rápida propagación de Ómicron a comparación de Alfa y Delta. Foto: Drees Mohammed, EFE.

Un número “significativamente” menor de hospitalizaciones con Ómicron

En comparación con los pacientes infectados con las variantes Alfa y Delta, los infectados con Ómicron fueron hospitalizados con una frecuencia “significativamente” menor. Además, los pacientes internados requirieron un soporte respiratorio menos intenso y tuvieron que permanecer hospitalizados menos tiempo: 3.2 días en lugar de 5.1 días para los pacientes con Alfa y 5.4 días para los infectados con Delta.

SinEmbargo

Etiquetas:
Hot Sale Estrella Roja