¡Comparte!

Fenómenos climáticos extremos como las tormentas, las inundaciones o las olas de calor provocaron pérdidas de cerca de medio billón de euros en las últimas cuatro décadas en una treintena de países europeos, según un estudio difundido hoy por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

El estudio, que se basa entre otros en datos recopilados por la reaseguradora Munich Re y el laboratorio de ideas Risklayer, calcula que de 1980 a 2020 perdieron la vida entre 85 mil y 145 mil personas a causa de esos fenómenos extremos.

Las olas de calor causaron más del 85 por ciento de las muertes en ese periodo, en especial la registrada en 2003, que pudo suponer entre el 50 y el 75 por ciento del total, mientras que las ocurridas en años posteriores provocaron una cifra menor debido a las medidas de adaptación climáticas tomadas en los distintos países.

El informe recopila datos de los 27 países de la Unión Europea (UE), Noruega, Suiza, Turquía, Islandia y Reino Unido.

En términos absolutos, las mayores pérdidas económicas se registraron en Alemania (107 mil 572 millones), Francia (98 mil 994 millones), Italia (90 mil 061 millones) y España (60 mil 976 millones).

Suiza, Eslovenia y Francia, por ese orden, registraron las mayores pérdidas per cápita, y por área, Suiza, Alemania e Italia.

El estudio destaca que alrededor del 23 por ciento de las pérdidas totales estaban aseguradas, aunque dentro del continente se registraron grandes oscilaciones: del uno por ciento de países de Rumanía y Lituania al 55 por ciento de Países Bajos y el 56 por ciento de Dinamarca.

Alemania perdió 42 mil 394 vidas por esos fenómenos extremos, Francia, 26 mil 775; Italia, 21 mil 603; y, España, 16 mil 181, según el cálculo efectuado por Risklayer.

La AEMA resaltó que a pesar de las recomendaciones de la Comisión Europea y otras organizaciones internacionales, la mayoría de países miembros de la Unión Europea no cuentan con mecanismos para recoger y registrar pérdidas económicas por eventos climáticos extremos de forma homogénea y con suficientes detalles.

El impacto de estos fenómenos, que se espera aumenten por el cambio climático, debe ser monitorizado para informar a los actores políticos, de forma que estos puedan mejorar las medidas de adaptación y de reducción de riesgos “para minimizar los daños y la pérdida de vidas humanas”.

La AEMA apunta a que aumentar la cobertura de seguro puede ser una herramienta “clave” de gestión de riesgo financiero para aumentar la capacidad de recuperación de desastres, reducir la vulnerabilidad y promover la resiliencia.

SinEmbargo

Etiquetas: