¡Comparte!

La Universidad Ibero Puebla exigió que se lleven a cabo de manera pronta y exhaustiva las investigaciones sobre el hallazgo de un bebé sin vida en un contenedor al interior del penal de San Miguel.

A través del Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría (Idhie) y la Clínica Jurídica Minerva Calderón, la Ibero manifestó su preocupación por el caso y señaló que se deben realizar las investigaciones con prevalencia al interés superior de la niñez para esclarecer las causas de la muerte.

Destacó que el estado tiene el deber de brindar una protección especial derivada de la condición de niñez y garantizar el derecho a la vida, que implica la no privación arbitraria de la misma y la creación de las condiciones necesarias para que no se produzcan violaciones este derecho humano.

Hicieron un llamado a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal, a la subsecretaría de Centros Penitenciarios y a la Dirección General de Centros de Reinserción a cumplir sus labores de vigilancia, supervisión y prevención de vulneraciones a derechos humanos en contra de personas que ingresan a las instalaciones del reclusorio y de quienes se encuentren privados de su libertad.

Fue el 10 de enero, cuando un bebé de seis días de nacido fue hallado muerto en un contenedor de basura del penal de San Miguel que los internos iban a reciclar. Se encontraba con su acta de defunción y tenía una herida por una operación.

El pasado 17 de enero, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta dijo que la Fiscalía General del Estado está investigando a fondo lo ocurrido, pues es un hecho gravísimo que se debe sancionar, para ello, se averiguará donde murió, cómo ingresó y quiénes son sus padres.