Activismo

De Puebla para el mundo: Audry Funk, la rapera que enaltece el feminismo 

- Diseño: Sam Navarrete

La activista poblana, radicada en Nueva York, habló cómo incorporó temas sociales y feministas en un género dominado por hombres

Por Carmen González/@carmenldn  /

Poblana, feminista, independiente, valiente y revolucionaria, son las palabras que describen el espíritu de la rapera Audry Funk, que desde hace 10 años se abrió paso como artista independiente fuera de su país, logrando llevar el discurso feminista a través de sus letras.

Audry Funk ha rebasado las fronteras físicas y del idioma para hacer lo que más le gusta y, al mismo tiempo, proclamarse contra las injusticias y violencias que viven sus compañeras, hermanas, amigas y todas las mujeres. 

La joven, que inició su carrera como MC en el quiosco del Paseo Bravo –que solía convertirse en un escenario al aire libre para los amantes del freestyle–, retomó los conciertos presenciales después de una larga jornada de inactividad a causa de la pandemia de covid-19; se siente agradecida de volver a conectar con su público.

Me siento muy feliz y bendecida, han sido años muy difíciles en el ámbito musical porque es mi profesión y pasión en la vida. Pero a pesar de todo, me está yendo bien y por fin puedo hacer tours por México. Aunque durante la pandemia logré hacerme de más seguidores gracias a los conciertos online porque me ayudó llegar a muchísimos lugares que nunca hubiera imaginado”.

interiores_concierto_audri_puebla.jpg

Pero ¿cómo le hace una joven talentosa para brillar dentro y fuera de Puebla?

El camino ha sido largo, y Audry admitió que no siempre fue fácil, por ejemplo, vivir en un lugar como Nueva York, donde el estilo de vida es bastante costoso. 

Ella compara esta experiencia con el “performance freestyle”, porque tiene que improvisar, nada está escrito, fluye con los momentos que se presentan día con día y se vale de sus habilidades para resolver cualquier obstáculo. 

Este viaje ha sido un freestyle. Me fui de Puebla cuando tenía 25 años. Me gustaba cantar, me invitaban a conciertos locales, la banda poblana me ubicaba, me conocían estando en Nueva York y dije ‘si pude hacer carrera en Puebla, también puedo hacerlo aquí en la capital del mundo’, donde la sociedad es más abierta a las nuevas propuestas artísticas. Comencé a tocar puertas a pesar de no tener sello discográfico, manager, el idioma o incluso papeles, a relacionarme con activistas -pues también tengo en mí esa parte-, con otros músicos y poco a poco comenzaron a abrirse algunas oportunidades: ahora me llaman para participar en festivales, universidades y otros eventos importantes en NY y Latinoamérica”.

Para ella, ser artista independiente e incursionar en el mundo del hip Hop –un género dominado por los hombres–, reggae y ritmos latinos, es un acto de resistencia comunitaria que busca tener un impacto positivo en quienes escuchen sus letras y entiendan su significado, pues lo sustancial está en el arte y la música que transforma realidades.

Al irme a Estados Unidos solo tuve fe, lo único que quería hacer era música, abrir espacios para poder contar mi historia y que las personas pudieran identificarse conmigo, eso es lo más importante para mí”.

interiores_audry_concierto.jpg

La valentía de buscar nuevos caminos para cumplir su sueño fuera de casa también radica en la fuerza femenina, que la impulsó a hablar fuerte y claro sobre los problemas que vulneran la integridad de las mujeres al ser golpeadas, humilladas, asesinadas y violentadas física y emocionalmente. 

Desde sus inicios, Audry se valió del recurso musical como arma para pronunciar un discurso feminista, social, político, comunitario que visibilice disidencias y a las minorías que viven reprimidas bajo un sistema de poder donde el género, los estereotipos y el color de piel pesan mucho. 

Desde que comencé a hacer música, me he caracterizado por hablar de lo social. Mi rap es feminista porque es un movimiento que me representa. El feminismo nos atraviesa a todas de una u otra forma, por eso es muy importante para mí emitir un posicionamiento político al respecto”.

También hizo referencia a su última presentación en la capital poblana, durante el Festival Internacional de Puebla, cuyo micrófono resonó ante la indignación de la cantante por la violencia feminicida que se vive en el país y que termina por arrebatarnos a nuestras hermanas, amigas, madres, hermanas cuyos nombres quedan en el olvido por la falta de atención de las autoridades. 

 VER: “¡Nos están matando y nadie hace nada!” Audry Funk rompe esquemas en Puebla

Si tienes la oportunidad de pisar un escenario, entonces tienes la obligación de gritarlo fuerte y claro. Hay que tomar los espacios, muchas mujeres no tienen voz para manifestarse, nos han silenciado por mucho tiempo y no vamos a callarnos más ante la muerte de miles de mujeres en México y el mundo. Todas estamos expuestas al peligro que representa la violencia machista y tenemos que gritarlo al mundo para que se den cuenta. Si no eres tú la víctima, puede serlo tu amiga, tu mamá, una conocida, por todas ellas allá afuera, por eso durante mi presentación en Puebla no iba a desaprovechar la oportunidad decirlo frente a los medios, al personal del gobierno y las chicas que nos acompañaron ese día pero que les da miedo hablar del tema, ese fue mi deber y lo hice”.

El dolor y tristeza de perder a una compañera no es ajeno a la joven cantante: la sensibilidad y empatía también se forjó a base de experiencias cercanas que lograron atravesarla y le abrieron los ojos para luchar junto a sus hermanas, saberse feminista e iniciarse como activista a favor de los derechos de la mujer. 

La primera desaparición de la que tuve conocimiento fue una compañera de la prepa que se lanzó al carnaval de Veracruz y nunca regresó. Mi cercanía con algunos casos me ha sensibilizado mucho –aunque no era necesario que pasara– y todo eso me ha dado armas para enfrentar cualquier cosa, porque una desaparición, un asesinato, un golpe nos atraviesa a todas. Esas violencias comprueban la existencia del patriarcado y mi música es un llamado colectivo a luchar contra eso. No tendré millones en el banco, no tendré exposición internacional a gran escala como otros artistas, pero estoy ayudando cómo puedo desde mi comunidad y eso es algo mucho más importante que ganar premios. Ante todo, es mejor llevar una vida digna y feliz, apoyando a otras morritas con mi música”.

Su empatía y sororidad se ven reflejadas en sus palabras de despedida, para mostrarles a las niñas y jóvenes que siempre hay una luz al final del camino en un mundo cámbiate, donde la presencia y figura femenina está permeando en todos los espacios para seguir comprendo esquemas. 

No se dejen vencer por el miedo, recuerden pensar en grande para hacer las cosas en grande. Siempre habrá factores que nos detengan, nos opriman, nos violenten, pero aquí venimos a luchar y lograr nuestras metas, no importa de dónde vengas, no dejes que quebranten tu espíritu” 

Pero como dice, la lucha sigue, y la intérprete de “Fuego” continuará contagiando al público con su música y el movimiento que representa. Este año se logró en ciudades como Xalapa, Puebla, la Ciudad de México. Guadalajara y próximamente Mérida, Playa del Carmen y de regreso a Estado Unidos en Brooklyn el 17 y 20 de diciembre. 

Además de sus hits que se encuentran disponibles en plataformas digitales como Spotify y YouTube, Audry Funk creó “La calle suena a ellas’, una playlist en Spotify con música de todos los géneros hecha por mujeres, como Tomasa del Real, Renee Goust, Rita Indiana, Ana Tijoux, Lido Pimienta y muchas más. 

COMENTARIOS

Selene Rios