Puebla, 05 de diciembre del 2021

Política

ENTREVISTA: María Guadalupe narra la historia de abuso de su hijo al lado del diputado Saúl Huerta

ENTREVISTA: María Guadalupe narra la historia de abuso de su hijo al lado del diputado Saúl Huerta
- Diseño: Sam Navarrete

Guadalupe está en una ciudad que no conoce, vino a rescatar a su hijo porque le habló para decirle que el diputado Saúl Huerta había abusado de él. Cuenta que su hijo está muy afectado psicológicamente, que ha pensado en quitarse la vida, que el diputado le ofreció 200 mil pesos por su absolución

Por Yohali Reséndiz / Colaboración Especial /

Son 3:20 de la madrugada del 22 de abril, María Guadalupe Lezama ha aceptado una entrevista con esta reportera en un domicilio de la zona del Oriente del Estado de México, para hablar sobre el presunto abuso sexual en contra de su hijo de 15 años perpetrado por el ahora excandidato a diputado por Morena, Saúl Huerta Corona, quien buscaba la reelección como legislador en Puebla en las elecciones del próximo 6 de junio.

Guadalupe está en una ciudad que no conoce, vino a rescatar a su hijo porque le habló para decirle que el diputado Saúl Huerta había abusado de él. Cuenta que su hijo está muy afectado psicológicamente, que ha pensado en quitarse la vida, que el diputado le ofreció 200 mil pesos por su absolución.

La madre del joven de solo 15 años dice que confió en él. Lo capturó como un depredador a su presa, le ofreció dinero, apoyo para su papá enfermo. Antes de que terminaran las declaraciones en la Fiscalía de la Ciudad de México, antes si quiera de que su hijo entrara a apoyo psicológico, el diputado Saul Huerta ya estaba libre y declarando que había sido víctima de una trampa y una extorsión.

— ¿Cómo conoces al candidato? —es la primera pregunta a la madre del Joven, de nombre María Guadalupe Lezama.

— Conocí al candidato Saúl Huerta el 11 de abril, un domingo, cuando estaba trabajando en un tianguis. Me encontraba en mi puesto cuando encontró a mi hijo, le proporcionó su número de teléfono y mi hijo le dio su número de whats. Ese día, le comentamos que mi esposo tenía Covid y estaba internado, en el Hospital General de Puebla y él se ofreció a apoyarlo.

Al día siguiente, le mandó un mensaje a las 7 de la noche a mi hijo y le preguntó ¿cómo está tu papá?  ¿Cómo les puedo apoyar? Entonces mi hijo respondió que, si nos podía mandar una despensa, porque mi esposo es el proveedor. El diputado Saúl Huerta llegó a nuestra casa como a las 2:30 con una despensa para apoyarnos.

Le preguntó a mi hijo si quería trabajar en su campaña volanteando, poniendo lonas y él dijo que sí, al saber la necesidad en la que estamos y nuestra situación económica. Fue así como se presentó a trabajar en la semana, y además mi hijo le comentó al candidato que si también mi hija podía trabajar con él y el comento que sí y les pidió que se presentaran en las oficinas.

El 19 de abril, me llamó para pedirme permiso, que si mi hijo podía acompañarlo a trabajar en la Cámara de Diputados. Me aseguró que lo iba a cuidar como su hijo, que le diera la oportunidad de conocer, de que tuviera una mejor vida y que le iba a mostrar la Cámara de Diputados, por eso accedí, porque él comento que lo cuidaría como un hijo y que iba apoyarlo.

Mi hijo, me comentó: sí mamá, sí quiero ir, quiero conocer, quiero crecer, mi papá está enfermo. Por eso, le permití venir a la Ciudad de México, pero no significa que yo le permitiera un abuso sexual.

Le permití venir para que él conociera, porque el candidato habló muy bonito. Él hablo que lo iba a apoyar, que lo iba a meter a un curso para aprender inglés. En el audio que te compartí, se escucha que le di lo más preciado, porque eso es para mí, lo más preciado, pero no le tenía que hacer lo que le hizo y pido Justicia.

— ¿En qué momento te enteras de lo que le ocurre a tu hijo, dentro del hotel?

— Cuando mi hijo se vino a la ciudad, él me mandaba ubicaciones, fotos, me mandaba las fichas de depósitos que él hacía para el diputado Saúl Huerta, todo iba marchando bien, pero ya cuando me dan las 10:43 de la noche del 21 de abril y le mandó un mensaje a mi hijo y le escribo ¿qué pasó?, no me has mandado mensaje, ¿dónde estás? Y ya se quedó así.

Como 10 para las 6 de la mañana, él se contacta conmigo y me habla por teléfono y me comenta que el diputado lo había manoseado que había estado encima de él, ¿dónde estás? y me dice que había salido del hotel.

Le dije que buscara una patrulla.  Mi esposo está delicado, soy diabética, la situación económica no es tan buena, me preocupaba que el diputado había ido a la casa, sabe dónde vivo. Me volví a contactar con él y le digo ¿dónde estás? Y me dice es que entramos al hotel, estamos tocando en el cuarto y no lo pueden detener los policías.

Eran 6:34 de la mañana cuando me volvió a marcar el diputado: señora por favor, no me arruine, tengo la campaña.

Yo sé que es diputado, sé que es de Morena, él ha ido a mi casa y hemos tenido fotos con él y entonces pues tengo miedo por lo que nos pueda pasar.

Cuando yo le digo que voy para México, él comentaba que no me preocupara que a mi hijo lo iba a mandar en un taxi y que para Puebla, que él iba a llegar y me iba a dar 200 mil pesos, y que me lo iba a pagar con creces.

Al llegar a la ciudad, platiqué con mi hijo y le dije que íbamos a proceder porque este candidato trabaja con muchos jovencitos.

Salimos de Puebla como 10 para las 7, llegamos 11:40 con el acta de nacimiento de que era la mamá, nos presentan la declaración, primero me hicieron declarar, luego le tomaron la declaración a mi hijo, con pánico, falta de aire, para mí  fue una impotencia, la verdad él narro que le dio una bebida que le supo muy amarga y que cuando se dio cuenta el diputado estaba desnudo, pero lo más traumático es cuando lo escuche decir que él no pudo pararlo porque estaba paralizado, no podía moverse, no sabía y son detalles muy fuertes y explicarlo es muy grotesco.

Tardaron mucho tiempo desde que hubo la detención hasta que nos tomaron la declaración a las 4 de la tarde, luego volvieron a rectificar, y es cuando  yo me entero que ya no estaba el diputado Saúl Huerta en la Fiscalía, cuando mi hijo todavía no había pasado ni con el médico legista  ni con los psicólogos, y yo me entero, digo: ¿y las diligencias que faltan?, quién me va a explicar, cuando nos dimos cuenta ya había salido en las redes sociales que estaba libre,  que según era un extorsión de parte nuestra y el que estaba extorsionado era él; él dijo que me daría 200 mil pesos y con creces ¿y entonces? No, no, es ninguna extorsión de parte nuestra sino de él.  

— ¿La dignidad de tu hijo vale 200 mil pesos?

— No, él psicológicamente está mal, eso no se paga con 200 mil pesos, ni la dignidad, lo que le hizo fue un abuso sexual, esto no lo voy a borrar con nada.

Estoy enojada, lloré porque no entendía que porque era diputado lo habían soltado tan rápido.

— ¿Hasta dónde piensas llegar Lupita? 

— Quiero justicia, no quiero venganza.  Justicia para mi hijo porque yo no sé si esto ha pasado con varios jovencitos y a él se le hace fácil depositarles o darles una cuota para quedarse callados, no es posible que todo lo que hizo es porque tiene una mente perversa, lo que hizo es una mente enferma.

A mi hijo le pregunté cómo se sentía, él se siente tan mal que quisiera morir, quisiera no estar y es muy cruel que mi hijo vaya a cometer una tontería porque no están haciendo justicia. Lo que pido es justicia.

— ¿Cómo te atendieron en la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México? ¿Y el trato al candidato?

— Nunca tuve trato con él, ellos me comentaron que estaba abajo. Ellos nunca me mostraron que él estuviera y cuando yo me enteré que ya se había ido, les dije que quería verlo y que no habían cumplido con el procedimiento porque nada más habían tomado la declaración de las 4 a las 7, y lo seguían leyendo y leyendo. Y le quiero decir que las horas las habían cambiado, las volvimos a rectificar y ya cuando los datos eran los que nosotros habíamos dado, ya firmamos.

— ¿Qué sintió Lupita, que él está libre?

— Cuando me dicen que ya salió libre me entró un ataque de pánico y les digo, cómo es posible que lo sacaron, ¿por qué no lo detuvieron o es porque tiene palancas? porque nosotros no tenemos. A veces cuando tienen el poder son intocables y eso no se vale.

— ¿Si lo tuvieras enfrente que hubiera hecho la mamá?

—De frente se lo hubiera dicho que, así como él cometió el abuso sexual con mi hijo, que pagara el error tan fuerte y que asumiera las consecuencias. Los hijos son sagrados, esto no se iba a reparar con 200 mil pesos.

— ¿Con qué se repara un daño así?

— No se repara

— ¿Qué esperas de la autoridad en una ciudad que no conoces, con abogados que no conoces, con leyes que no se aplican, que espera Lupita de la justicia de este país?

— Quisiera que aquí la justicia se hiciera y que no porque sean diputados los suelten, tenían que haber terminado las diligencias, dictaminado y examinado a mi hijo, a él le hicieron una prueba de orina y no sabemos el resultado. Nos entregaron las declaraciones y no concordaron con las horas y después se pusieron a la defensiva, era un derecho que tenía que saber que él estaba ahí.

Quiero que se haga justicia, que esté consciente de lo que hizo porque tenemos, audio, ubicaciones, fotos y ya basta de que nos estén pisoteando porque estén en el poder porque sean diputados porque todos somos iguales.

Y si a mí me llegara a pasar algo, diría que el diputado Saul Huerta es el que nos puso el dedo y lo hago responsable de lo que nos llegue a pasar.

— ¿Confías en la autoridad, con todo y que lo dejaron libre, confías en ellos?

—  La verdad no. No confío, estoy en un lugar en el que me siento insegura, no me apoyaron como debían, siento que se tardaron mucho en las diligencias y que lo dejaron libre porque se hubieran esperado a que mi hijo entrara al psicólogo. No confío porque hubo muchas irregularidades.

Denuncias [email protected]
Twitter: @yohaliresendiz.

 

Selene Rios

JV

BUAP