Puebla, 09 de diciembre del 2022

Nacional

Bartlett, de autoritario a uno de los tesoros de la política mexicana: el libro de Martín Moreno-Durán

Bartlett, de autoritario a uno de los tesoros de la política mexicana: el libro de Martín Moreno-Durán
- Diseño: Sam Navarrete

Estados Unidos tenía la intención de extraditar a Manuel Bartlett cuando era gobernador de Puebla.

Por Bryan Rivera González / @Bryan_TheSounds /

El pasado oscuro de Manuel Bartlett es en realidad un libro abierto. Aunque el dinosaurio del PRI hoy quiera hacerse pase por oveja, cobijado por Morena, sus acciones autoritarias, sus señalamientos de espionaje y hasta de asesinatos, siempre estarán presentes en la historia de México.

Así lo retrata el escritor y periodista Martín Moreno-Durán en su obra titulada Bartlett, el impune, en la que también refiere algo conocido por todos los mexicanos: la profunda sabiduría del actual director de la Comisión Federal de Electricidad, que lo ha hecho pasar de uno de los últimos dinosaurios del PRI a un tesoro de la política nacional.

En su libro, Martín Moreno-Durán escribe acerca de la animadversión del ex senador a Puebla y los poblanos, da a entender que los odia, seguramente los sigue odiando. También relata el autoritarismo con el que gobernó y hasta las investigaciones de la DEA en su contra.

El odio a los poblanos

Yo no quiero ser poblano”, “por mí que los poblanos se vayan a la chingada”, fue lo que expresó Manuel Bartlett Díaz, antes de que fuera designado como candidato y asumiera, la gubernatura de Puebla en 1993, con el PRI.

De acuerdo con el escritor y periodista Alejandro Martín Moreno-Durán, el ahora director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y uno de los favoritos del presidente Andrés Manuel López Obrador, fue el ungido de Carlos Salinas de Gortari para contender por las siglas del tricolor para la gubernatura de Puebla.

El periodista consigna que la participación de Manuel Bartlett era imprescindible para frenar el avance del Partido Acción Nacional (PAN) en la entidad, que es uno de tesoros de la política mexicana, por su valor electoral.

Martín Moreno-Durán señala que, en 1992, Manuel Bartlett no tenía interés de convertirse en gobernador de Puebla, cuando ejercía como secretario de Educación Pública (SEP). “Yo no quiero. Yo me siento tabasqueño. Mi padre fue gobernador de Tabasco. Allí nací. Yo no soy poblano”, dijo a un columnista.

¡Por mí que los poblanos se vayan a la chingada...! Escribe en tu columna que yo no quiero ir a Puebla... Que no quiero nada con esos cabrones”.

Bartlett, en riesgo de ser detenido si pisa EEUU

En el texto, Ignacio Morales Lechuga, el Procurador General de la República entre 1991 y 1994, durante el gobierno de Carlos Salinas, confesó que Manuel Bartlett ha estado desde entonces en la mira de Estados Unidos, por presuntamente estar involucrado en la desaparición y asesinado de Enrique Camarena Salazar, el agente de la DEA que descubrió el imperio de la droga de Rafael Caro Quintero y Miguel Ángel Félix Gallardo.

Incluso, que Manuel Bartlett no puede pisar suelo norteamericano, por riesgo a que las autoridades lo detengan.

Cuando estuve como procurador, me reuní con el procurador americano, William Barr, con el jefe del FBI, William Sessions y con el director de la DEA, Robert Bonnet, y me solicitaron que México extraditara a Manuel Bartlett (entonces gobernador de Puebla), a Enrique Álvarez del Castillo (gobernador de Jalisco) y al secretario de la Defensa, Juan Arévalo Gardoqui, a quienes culparon de ser los autores intelectuales del asesinato de Camarena”.

Bartlett, el “autoritario”

Manuel Bartlett ganó la gubernatura de Puebla con el PRI en 1993. El periodista Martín Moreno-Durán detalla el perfil oculto del expriísta —ahora cobijado por el presidente Andrés Manuel López Obrador—: la imagen de un hombre con una trayectoria opresora y autoritaria.

Expone que, tras la derrota del PRI en las elecciones intermedias de 1995, donde el PAN ganó los ayuntamientos más relevantes, Manuel Bartlett oprimió a sus opositores desde Casa Puebla en los años restantes de su gobierno.

Presentó la Ley para el Federalismo Hacendario, también conocida como la “Ley Bartlett”, aprobada por el Congreso local en noviembre del 1995. Esta Ley limitaba la distribución de recursos federales para infraestructura a los ayuntamientos, priorizando a las demarcaciones de más alta marginación.

Martín Moreno detalla que esta política fue utilizada para “asfixiar” financieramente a los municipios ganados por el PAN, considerados como los más “prósperos”, como el caso del Ayuntamiento de Puebla, entonces presidido por Gabriel Hinojosa Rivero.

La presión ocurría a través de los Comités de Planeación y Desarrollo Municipal, los cuales decidían la aplicación de los fondos federales. Sin embargo, esta Ley fue tirada por ser inconstitucional.

“Recibí amenazas de muerte”: Ana Tere

Para esa investigación, la ahora diputada federal del PAN por Puebla, Ana Teresa Aranda Orozco, declaró que recibió amenazas de muerte por oponerse a Manuel Bartlett en el fraude electoral de 1996, en Huejotzingo

“—¿Ana Teresa Aranda?
—Sí...
—Señora, usted se va a morir...
—¡Todos nos vamos a morir!
—Sí, pero usted se va a morir primero”.

Lo anterior, cuando Ana Tere se opuso al triunfo del PRI en Huejotzingo, cuando ella era presidente del Comité Directivo Estatal del PAN. Martín Moreno-Durán explica que para el tricolor era sumamente importante ganar este municipio en la intermedia de 1996, al ser un punto estratégico por el Aeropuerto Internacional de Puebla.

Ante la avalancha panista de aquella época, Manuel Bartlett “operó” para que Miguel Ángel Martínez Escobar se quedara con el triunfo. De acuerdo con el periodista, el PAN ganó con mil puntos de diferencia. Sin embargo, el recién formado Instituto Electoral del Estado (IEE) habría operado para darle el triunfo al PRI, siguiendo la línea del gobernador.

Frente a esta situación, Ana Tere optó por un enfrentamiento directo contra el gobierno estatal, como se lo comunicó al entonces dirigente nacional de su partido, Carlos Castillo Peraza.

¡Voy a tomar palacio municipal por lo de Huejotzingo —escuchó, furiosa, a la dirigente del Comité Directivo Estatal de Puebla, Ana Teresa Aranda, quien vivió en carne propia la furia de Bartlett cuando fue gobernador poblano”!

Sucedieron protestas tanto en Huejotzingo como en Puebla capital, las cuales escalaron al punto de ocasionar “reuniones urgentes entre el presidente Ernesto Zedillo y el secretario de Gobernación, Emilio Chuayffet”.

Bartlett, el impune, fue publicado este mes por la editorial Aguilar, de Penguin Random House México. Se encuentra en librerías como Gandhi, El Sótano y Sanborns.