28 de Febrero del 2021
Contagios
71,468
Muertos
9,365

Cómo “batear” a alguien dignamente

Por Betzabé Vancini / /
Cómo “batear” a alguien dignamente
Fotos: Central

 

Tú, yo y el Ello...

 

A todas, todos y todes nos han bateado alguna vez en la vida, o hemos sido nosotros/as/es quienes bateamos a alguien más. Y es que claro, no hay obligación alguna en gustarle a alguien o que aceptemos las propuestas románticas que no nos interesan. Sin embargo, lo que sí debería ser una obligación sería aprender a rechazar estas propuestas con gentileza y humanidad.

Es importante aclarar que hablo de propuestas románticas RESPETUOSAS, en un ámbito normal, en cualquier orientación sexual y que no estoy hablando para nada de avances que se vuelven hostigamiento y/o acoso. Ahí sí no hay gentileza que valga, a los acosadores hay que cerrarles la puerta en la cara y tener mucho cuidado. El acoso es patológico y no es nada romántico, por supuesto. Por eso aclaro que aquí me refiero a personas normales que se acercan a otras por fines románticos que no siempre se concretan.

Como te decía, todos/as/es hemos estado ahí: nos gusta alguien y hacemos nuestra luchita y de pronto te dicen “gracias, pero NO gracias”.

Hace unos días hablaba con amigos y con mi pareja sobre cómo nos han bateado y dentro de nuestras anécdotas había experiencias muy dolorosas, de burla, de humillación pública o de actos de mala fe. Coincidimos en que esas palabras resuenan hasta la fecha en nuestra cabeza y acabaron marcando nuestra manera de acercarnos a quienes nos gustaban. Incluso, estos “traumas” de la forma en la que fuimos bateadxs, impidieron en algún momento que sintiéramos la confianza como para acercarnos a alguien más. ¿Te suena familiar?

Ahora bien, insisto en que no hay obligación alguna en aceptar a alguien solo para no hacerle sufrir con el rechazo, pero hay muchas formas de declinar el avance de alguien sin lastimar sus sentimientos y mucho menos su autoestima. Claro que existen los clásicos choros al estilo de “no eres tú, soy yo”, “eres todo lo que quiero, pero no es buen momento”, “no sé si quiero algo serio o casual”, “no quiero perder tu amistad” y muchos más que, aunque nos molesten, son una manera bastante amable de decirle a alguien que no te interesa. Especialmente, porque como dije, la gente está en su derecho que no quererte como pareja.

Lamentablemente, hay muchas otras historias que implican una agresión o un daño directo a la persona. Por ejemplo, me han contado historias de personas a las que han bateado en público en la escuela o el trabajo; rechazos que se hacen por causa del aspecto físico y donde dicen cosas como “jamás me gustaría alguien como tú”, “estás muy feo/a para mí.” Formas más violentas como burlarse o reírse de los avances de alguien. Formas pasivo agresivas como ignorar a la persona, sacarle provecho a su interés, hablarle solo cuando te conviene, o hacerle creer que sí te interesa e incluso avanzar en la relación y luego negar que tienes interés. Me han contado historias donde la relación “avanza” cuando no hay nadie más alrededor: hay besos, se toman de la mano, hay pláticas profundas y después, “de la nada” se niega toda relación o aplican el clásico “te confundiste, yo no tengo interés en ti.” Aquí hay una enorme falta de congruencia que acaba confundiendo y lastimando mucho a la persona en cuestión.

¿Qué hacer?

En primer lugar, recuerda que quien está frente a ti, es un ser humano y merece ser tratado con dignidad. También hay que tomar en cuenta que si alguien tiene sentimientos bonitos por ti -bonitos, no obsesión ni acoso- es porque algo lindo despiertas en esa persona y eso es como para agradecerse. Ahora bien, por muy buen ser humano que sea, a fuerza ni los zapatos y lo mejor es hablar de manera DIRECTA y HONESTA; así que aquí te van algunas cosas que puedes decir para rechazar la propuesta sin herir permanentemente sus sentimientos:

– “Me halaga mucho que tengas interés en mí, pero no es recíproco y preferiría no confundirnos o cruzar esa línea”.

– “No creo que seamos compatibles y no estoy en disposición de realizar el esfuerzo de comprobarlo”.

– “Lo que siento por ti no es en el rol de pareja y mis sentimientos no van a cambiar, esto es lo que puedo ofrecerte únicamente”.

– “Entiendo que esto te decepcione y comprenderé si ya no quieres mi amistad o si necesitas alejarte un tiempo”.

– “Me interesa otra persona y creo que no estaría bien tener algo contigo cuando mi interés está en otro lado”.

Ahora, toma en cuenta que la persona OBVIAMENTE se va a decepcionar y le va a doler. Probablemente, le tomará un tiempo acomodar sus sentimientos. No te ofendas si se aleja o si decide ya no hablarte. Lo más importante es SER CONGRUENTE y no jugar con sus sentimientos. No le digas estas cosas y luego le busques en plan de salir. Eso es actuar de mala fe.

Si tú eres el bateado/a:

– Tómate el tiempo necesario para sanar el corazón y el ego. Porque aunque no queramos, siempre nos va a doler que la persona que nos gusta nos diga que no.

– NO INSISTAS. Ya te dijeron que no, ya, suficiente. Insistir en algo que ya te explicaron puede convertirse fácilmente en hostigamiento y/o acoso. Evita ser un problema o tener aproximaciones violentas. La otra persona tiene derecho a no querer contigo.

– Pon límites sanos: si estar cerca de la persona que te gusta te va a hacer sentir mal, mejor aléjate y evita estar en contacto. Esto podría confundirte y crear expectativas o esperanzas que a la larga te hagan más daño.

Recordemos que todas las relaciones deben ser de mutuo acuerdo, donde hay mutua voluntad y CONSENTIMIENTO. No podemos obligar a nadie a querernos, así como no podemos obligarnos a enamorarnos de alguien que no queremos.

Como siempre, estaré atenta a todos tus comentarios y preguntas vía Twitter. Me encuentras como @betzalcoatl.

También puedes seguir nuestro podcast Psicoterapia para Llevar en YouTube, Spotify y todas las plataformas de podcast. Estamos en Instagram como @psicopallevar.

Premio Puebla Capital

Premio Puebla Capital