Puebla, 13 de agosto del 2022

El peligro del ‘love bombing’

Por Betzabé Vancini / /
El peligro del ‘love bombing’
Fotos: Central

Tú, yo y el Ello...

Flores, chocolates, canciones, mensajes de buenos días, detalles inesperados, cenas espectaculares, conciertos y hasta viajes: el LOVE BOMBING o “bombardeo de amor” está muy de moda entre las formas de conquista contemporáneas, sin embargo, todo ese despliegue de afecto suele esconder algo peligroso. Aquí te explico por qué.

Se le llama ‘love bombing’ o bombardeo de amor, a las muestras espectaculares o extravagantes de cariño durante el proceso de cortejo. La palabra bombardeo ya sugiere en sí misma que esta actividad podría no necesariamente ser positiva. Y es que, aquí no importa si son jóvenes o no tan jóvenes,  heteronormados o diversos, esta práctica se está volviendo cada vez más cotidiana y con alcances más complejos.

Aunque puede darse en parejas de todas las orientaciones sexuales, este fenómeno es más frecuente en parejas heteronormadas, especialmente cuando el hombre es más grande que la mujer o bien, tiene una posición económica mayor. El objetivo de esta práctica es precisamente “apantallar” a la persona que está siendo conquistada para que “no haya opción a decir que no.” Muchos de estos “detalles” deslumbrantes son viles despliegues de clase social, es decir, mostrar que la persona que está cortejando tiene las posibilidades económicas de “cumplir caprichos” a la persona cortejada. Pero mucho cuidado, porque entre más grandes sean los despliegues de supuesta generosidad, más grande será el precio a pagar por ella.

¿En qué consiste?

Cómo saber si la persona con quien sales te está haciendo ‘love bombing’ y cuáles son las señales de alerta de que las cosas pueden no salir bien:

– Te sorprende visitándote sin avisar en tu trabajo o escuela, el pretexto es que te lleva algún obsequio.

– Te llama o escribe todos los días y varias veces al día para hacerse presente, preguntarte qué haces o ver dónde estás.

– Te presenta demasiado rápido a su familia, incluso cuando apenas están saliendo.

– Te hace regalos caros que tú no podrías pagar por tu cuenta: teléfonos, audífonos, joyería, entre otros.

– Utiliza un lenguaje que exacerba sus sentimientos hacia ti: “soy el más afortunado de conocerte”, “te extraño en cada momento”, “no puedo dejar de pensar en ti ni un segundo”.

– Se comporta como una persona extraordinaria, generosa, carismática. Tanto que no puedes entender cómo es posible que este partidazo esté solo/a.

– Habla de sus exes de manera veladamente negativa: dice cosas como que no lo valoraron, que nunca valoraban sus atenciones, que abusaban de su generosidad o que le trataban mal. De esa manera, logra que tú pienses mal de sus exes y que le veas como mártir, así bajarás tu sistema de defensa.

– Te invita de viaje aun cuando apenas están saliendo.

– Tiene mucho interés en ganarse a tus amigos y familia demasiado pronto, incluso si eso implica pagarles las cuentas en restaurantes, hacerles regalos espectaculares, o hacerse presente todos los días en casa de tu mamá “por si necesita algo”.

– Comienzas a sentirte en deuda porque te ha dado demasiado y tú no has podido corresponder de la misma manera.

– Te sientes en la obligación de ceder ante sus atenciones para no rechazarle “después de todo lo que ha hecho por ti”.

– No le gusta recibir un “no” por respuesta y trata de persuadirte de cambiar de opinión, incluso si eso implica que te resuelva cosas como el transporte, el dinero o el tiempo.

¿Por qué es peligroso?

Pese a que algunos alegarán que es mero romanticismo, este bombardeo amoroso tiene un terrible trasfondo: estas muestras exageradas de atención y afecto normalmente están diseñadas para manipular a la persona cortejada, para hacerle sentir comprometida a corresponder, hacerla sentir en deuda y doblegar su voluntad dado que no puede “compensar” en la misma medida las atenciones recibidas. Es frecuente también que detrás de esta fachada tan encantadora haya una persona violenta.

Uno de los tips que más le doy a mis pacientes cuando están siendo objeto del bombardeo de amor de alguien es que CUANDO ALGUIEN PARECE DEMASIADO BUENO PARA SER VERDAD, SEGURAMENTE NO LO ES. Y es que entre más extraordinarias las muestras de afecto, más oscuro es lo que la persona esconde. En muchos casos, lo que hay detrás es violencia, adicciones, que sea casado, etc. En el peor de los casos, que tenga un fin ulterior como la trata de personas para fines de explotación sexual.

¿Qué hacer?

Es necesario verificar la autenticidad de las atenciones y poner límites sanos. Te doy algunos tips:

– Escucha a tu intuición: si algo no se siente bien o no te sientes cómoda/o con estas atenciones, hazle caso a tu intuición y aléjate.

– Agradece los halagos pero establece expectativas realistas: “Es lindo que pienses eso de mí, pero no soy perfecta/o, sería mejor que te dieras la oportunidad de conocerme más a profundidad”.

– Acepta sólo los regalos que no te comprometan a continuar la relación o el cortejo con esa persona. Es decir, no es lo mismo aceptar un helado que 400 rosas o un viaje a Cancún. Haz una escala de cosas que podrías pagar por tu cuenta y no aceptes nada que rebase eso.

– Pon límites sobre tu tiempo y tu espacio: “Agradezco mucho tu visita, pero preferiría que no llegaras de sorpresa a mi trabajo”, “El domingo es mi día familiar y prefiero que siga siendo así”.

– Sé honesta/o contigo, ¿realmente te gusta esa persona o te gustan sus atenciones? Si la persona no te gusta dale pase de salida antes de que te haga sentir que no hay forma de decirle que no.

No se trata de que el romanticismo muera, sin embargo, todas las atenciones dentro de una relación de pareja potencial tienen que permitir un equilibro de poder dentro de la relación. El poder dentro de la relación se gestiona a través de diversos medios, pero el dinero es sin duda uno de ellos.

Si dudas de tu percepción al respecto, siempre es importante que lo platiques con personas de tu confianza. Tus amigas, tu familia o tu terapeuta pueden ayudarte a dimensionar si las atenciones que recibes son auténticas o pueden resultar peligrosas. No te quedes con la duda.

Como siempre, estaré atenta a todos tus comentarios y preguntas en mis redes públicas. Tanto en Instagram como en Twitter me encuentras como @psicobetza.