Puebla, 19 de julio del 2024

Error o reculamiento

Por Arquímides Ríos Andraca / /
Error o reculamiento
Foto: Central

inte obrassatanas

David Colmenares Páramo, titular de la Auditoría Superior de la Federación, en su carácter de órgano técnico especializado de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, expuso documentos con respecto al aeropuerto de Texcoco que indicaban que el costo de la cancelación era 232% superior a lo dicho por el presidente. Un dato demoledor.

Sin embargo, una vez que el presidente, en su acostumbrada y soporífera mañanera, saliera a desmentir y a usar una de sus frases más celebres “yo tengo otros datos” se esperaba un encontronazo de cifras; pero lo qué pasó fue una reculación del tamaño del mismo aeropuerto, a la frase que dice y todo y no dice nada, “deficiencia metodológica”.

Aquí lo importante es que hay dos opciones, o se equivocó  la ASF o el poder presidencial simplemente al estilo del viejo priismo apagó la crisis de un manotazo. Si es lo primero no pasa nada; los auditores son humanos y suelen errar, pero si es el segundo escenario, nuestra democracia estaría entrando a terrenos de terracería llenos de polvo y barrancos mortales.

Pero, pongamos más argumentos desatados en esta misma tormenta: la Secretaría de la Función Pública, que integra el gabinete legal del Presidente de México, por dichos del mismo auditor, dijo ser bloqueada por su titular Irma Eréndira Sandoval, y para el siguiente día la declaraba que existía una estrecha cooperación, situación que nos llena más de dudas. De momento esta puesta en escena de nuestro teatro político aun no llega su final, pero la verdad, aunque tarde lo que tarde se sabrá, ya que tener una institución como la ASE y que se equivoque en los expedientes más sensibles de la actual discusión política no es buena señal institucional.

 Y yo deseo de todo corazón democrático que el presidente tenga toda la razón.