Puebla, 18 de octubre del 2021

Mejor suerte para la próxima Xitlalic, Lorenzo y Lastiri

Por Yonadab Cabrera Cruz / /
Mejor suerte para la próxima Xitlalic, Lorenzo y Lastiri
Foto: Central

losamantes inte yona

Por Juan Carlos Lastiri y Lorenzo Rivera Sosa no siento nadita de pena, es más, me alegra demasiado que las cosas no les resulten como ellos esperaban, y ojalá el destino y la vida sigan así para ellos. Y de mi adorada Xitlalic Ceja me entristece, pero bien dicen que los tiempos de Dios y del PRI son perfectos.

Y es que estos tres amigos le hicieron y le están haciendo la vida imposible a Netol Camalillo (léase en tono chino), porque aspiraban a ser dirigentes del PRI o colocar a alguien de su equipo en el caso de Lastiri, pero las cosas no les resultaron de lo todo bien.

¿Qué pasó?

Pues que, en plena efervescencia por la renovación del Comité Directivo Estatal del PRI, así como estaba el estire y afloje y justo en el momento en que era necesaria una operación política fina, dos de ellos andaban y andan de vacaciones por lo que ya no les dio tiempo de regresar para registrar su planilla.

Este domingo fue el único día para registrar las fórmulas de los aspirantes a presidir el PRI en Puebla. Pero Lorenzo Rivera Sosa anda en Alaska, dándole de comer a las focas y disfrutando de la lluvia que no caía desde hace décadas.

En tanto, mi adorada Xitlalic Ceja anda por las europas acrecentando su acervo cultural, visitando el Museo de Louvre y comprando souvenirs en la tienda de Harry Potter de Inglaterra.

Mientras que Juan Carlos Lastiri, pues el “no tan pobre” ya está bien quemado entre la Estafa Maestra, el desfalco a la Sedeso, su secuestro y, para acabarla, le dio coronavirus, por lo que anda ausente de todo lo que sucede en Puebla.

Así que sin querer queriendo, los tres le dejaron en camino libre y sin piedras a Néstor Camarillo, por lo que sin ningún contratiempo corrió a la sede del PRI a registrarse para su reelección. Y no les mentiré, me da gusto que sea nuevamente líder del ex partidazo porque al menos me seguiré echando mi taco de ojo.

Por cierto, si alguien sabe a qué gimnasio va, díganme enseguida para inscribirme porque eso de ver sus fotos y videos en redes sociales haciendo ejercicio, no más me inquieta.

BUAP