Puebla, 19 de octubre del 2021

La niñez es responsabilidad de todos

Por Frida Guerrera / /
La niñez es responsabilidad de todos
Fotos: Página Negra

frida largue

"Si he sido capaz de iluminar una sola infancia triste, estoy satisfecha"; Astrid Lindgren, escritora sueca

Durante estos últimos días, hemos pasado por todo tipo de emociones, infinidad de situaciones que hemos acompañado nos llevan del enojo a la impotencia, de la alegría al llanto, las lágrimas en ocasiones son de felicidad, otras de impotencia al vernos limitados para seguir ayudando a parar el dolor. En lo que le contaré en esta ocasión, no puedo ahondar en detalles en todos los casos por la privacidad de las investigaciones o por resguardar la identidad de mujeres y niñas que debemos evitar sean lastimadas.

En agosto de 2020, el viernes 21, dos pequeñas, una de 7 y otra de 3 años estaban ingresando a dos hospitales, en dos entidades distintas: Yaz en Puebla y Tabi en el Estado de México, ambas con pronóstico grave.

Por una estuvimos peleando porque viera a su mamá detenida injustamente antes de morir, hasta la fecha seguimos muy cerca de la familia y de la madre de Yaz, quien sigue arbitrariamente presa. Yaz, como usted recuerda, perdió la batalla el 28 de diciembre de 2020. El dolor y la impotencia embargan, hasta el día de hoy, nuestros corazones. No pudimos hacer más por ella.

Sin embargo, la historia de Tabi, fue distinta, y es cuando el corazón se rompe en esa paradoja de dolor y alegría. Tabi estuvo en coma durante varias semanas, iban prácticamente a la par medicamente; sin embargo, Tabi tuvo algo diferente a Yaz, que tal vez le ayudó a recuperar las ganas y fuerzas para vivir. A Tabi sí le permitieron que su abuelita estuviera cerca de ella, hablándole, cuidándola, como solo sabe hacerlo una abuela llena de amor a su nieta.

Tabi había sido lastimada presuntamente por una tía materna, fue llevada al Hospital de Temascalapa, Estado de México; debido a la gravedad que presentaba, fue trasladada a un hospital de Toluca, capital de la entidad. En este caso no hubo necesidad de presionar mediáticamente a las autoridades, pues ya estaban atendiendo el caso, sólo aportamos algunos datos que investigamos para dar con el paradero de la tía, quien al parecer había golpeado a la niña hasta ocasionarle un traumatismo severo, el diagnostico no era nada alentador. Sin embargo, su abuelita se mantuvo firme, día y noche fuera del hospital y dentro cuando se lo permitían; la tía ya se encuentra en proceso legal.

Mantuvimos constante comunicación con la abuelita de Tabi, un par de meses después fue dada de alta, debía ser alimentada por sonda, no hablaba, había quedado como una plantita, su abuelita aprendió a atenderla, acudimos a su casa a verla, la pequeña apenas si sonreía, pero su abue, le hablaba, le cantaba y jamás perdió la esperanza de recuperarla.

Unas semanas después, tuvo que ser albergada durante unos meses en el DIF Estatal para darle una mejor calidad de vida, en lo que su abuelita, ahorraba y arreglaba la pequeña casa que renta para que la niña estuviera mejor y se la regresarán lo más pronto posible. Y así fue, desde hace unos meses, Tabi está con su abuelita, ya sin sonda y respirando por ella misma.

El pasado 14 de abril de 2021, antes de que nos enteráramos de lo que estaba sucediendo, la abue de Tabi me hizo llegar un video, donde Tabi está dibujando, cantando "Pin, pon", sonriendo y mandándome un audio que dice "Te mando mucho amor". En ese momento agradecí a la vida, pensé "esta vida recuperada lo vale todo, todos los insultos, las noches en vela, las campañas en mi contra". Verla viva, amada por su abuela que a diario lucha por que la recuperación de la niña mejore.

Un día le contaré quién es esta maravillosa mujer guerrera que ha luchado contra todo (hasta con la misma muerte) para salvar a su niña, como ella le dice. La alegría es inconmensurable en esta ocasión.

Más tarde, ese mismo 14 de abril, me hicieron saber vía Facebook sobre el supuesto maltrato que estaba padeciendo un pequeño a manos de su madre en un cajero en el municipio de Metepec, cerca de Toluca, Estado de México. Me trasladé desde donde me encontraba al lugar que referían, ya no estaban, contacté de inmediato a quién desde hace algunos años siempre me ayuda a dar legalidad y justicia a los casos que le solicito me apoye y que siempre da respuesta y se desvela a mi lado hasta que haya buna respuesta favorable, Dylcia Samantha García Espinoza de los Monteros, Fiscal Central de Género del Estado de México, quien de inmediato envió el apoyo necesario para poder dar con la ubicación de la madre y el bebé que estaba siendo maltratado.

Al llegar al banco, junto con elementos de la Policía de Investigación de la Fiscalía de Género (cabe aclarar que nadie del municipio de Metepec acudió al llamado, como dieron a conocer mediante comunicado al día siguiente), encontramos sangre en el lugar. Con ayuda de familiares de la mujer, logramos acercarnos a la vivienda donde se encontraban la madre y su bebé. Si yo pudiera describir el lugar, no es posible hacerlo con exactitud. Un cuarto de dos por dos, donde el mal olor nos hizo retroceder en un primer momento; dos camas, cubetas con lo que parecían orines, excremento, trastes, cobijas muy sucias, un lugar nada ideal para un pequeño; me atrevo a decir que nadie merece vivir en esa perniciosa situación.

Convencimos a la madre de que debía permitir que el pequeño Juan de Dios fuera certificado por las autoridades. El día terminó; ya entrada la mañana del 15. La madre no fue detenida (debe ser evaluada para descartar que sea una víctima también), el pequeño no tenía heridas o cicatrices; sin embargo, sí presentaba un estado grave de desnutrición, en un total abandono. El pequeño ya se encuentra a salvo, las autoridades continúan las investigaciones para determinar la situación legal del pequeño que, por cierto, no tiene registro de nacimiento, y quien además era hermano de dos pequeñas, una rescatada por su papá y abuela, y otra que trataron de rescatar, pero que debido al nivel de infecciones y desnutrición, murió hace aproximadamente tres años. Hoy la historia de Juan de Dios será otra, gracias a la persona valiente que denunció en redes sociales. La satisfacción por salvar vivo a un pequeño es permanente.

Desde hace cinco meses, acompañamos y protegemos a una joven mujer víctima de delitos graves y sus dos pequeñas hijas. Desde el momento en que vi a esas dos niñas, aprendí que la resiliencia en pequeñitas no mayores de cinco años la desarrollaron al estar en peligro de muerte inminente, aunque nadie se las haya enseñado.

De este caso no podemos ahondar mucho pues la vida de las tres está en riesgo. Estuvieron bajo mi resguardo durante todo este tiempo, apoyada por las instituciones para darles apoyo integral y que siempre se mantuvieran a salvo. Ayer domingo nos dimos cuenta que no era suficiente con lo que estábamos haciendo para protegerlas, por lo que tuvimos que decidir alejarlas más del punto donde las resguardábamos, para que las protejan aún más y un día podamos volver a verlas y abrazarlas. Sabemos que su vida será distinta y que en algún momento podrán salir sin miedo, a mirar los patos que tanto disfrutaban, a montar caballos, comer salchichas que adoran, saldrán a peinar mi cabello como la más pequeña disfrutaba hacerlo; en este caso, la vida nos mostró que debemos sacrificar todo para que las vidas de mujeres y niñez sean salvadas.

Estamos en el mes de la niñez. Sí, los feminicidios infantiles e infanticidios desgraciadamente continúan a diario, ya hemos rebasado los 25 feminicidios infantiles, casi vamos a la par con los pequeños asesinados en México este 2021.

Sin embargo, estas pequeñas historias de vida nos muestran que debemos seguir cuidando todos de nuestra niñez, que el mejor regalo que podemos darles es seguridad, amor, juegos, sonrisas, sean o no sean nuestros hijos, y que debemos hacerlo cada uno desde donde podemos hacerlo, no esperar a que sea viral o que venga alguien más a hacerlo.

Las pequeñas hijas de Charlotte (nombre ficticio) nos ratificaron que no deben ser tuyas para defenderlas contra todo, que no deben ser de tu familia para dejar todo por ellas, que la gratificación llega cuando nos veían acudir a ese pequeño lugar donde estaban y corrían a abrazarnos, a ayudarnos a bajar la poca despensa que les llevábamos; ver su caritas de felicidad cuando jugábamos con ellas a las atrapadas, o cuando nos mostraban donde habían enterrado a un pajarito que cayó de un nido e intentaron salvar y que con tristeza nos hicieron saber que no sobrevivió. Mis bebas, que por fortuna están vivas, nos han dado en vida las mejores lecciones de vida y así seguirán porque no permitiremos que sean #UnaMenos porque #NiUnaMás es y debe ser una realidad.

Abril, 2021

¿Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo una mujer víctima de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio? Búscame, ayúdame a visualizarlas y contar su historia. Voces de la Ausencia.

@FridaGuerrera
@vocesDLAusencia

[email protected]
[email protected]

BUAP