Puebla, 09 de diciembre del 2021

Una impugnación de largo aliento

Por Viridiana Lozano / /
Una impugnación de largo aliento
Fotos: Central

Guía para irreverentes

El 20 de enero, cuando CENTRAL entrevistó al gobernador de Puebla, Miguel Barbosa dijo que tenía una exigencia para el proceso interno de Morena: que eligieran sólo a aquellos que ganaran una encuesta abierta que midiera conocimiento, negativos y positivos.

La noche del 26 de marzo, se dio a conocer que Claudia Rivera era la elegida por la dirigencia nacional del partido para buscar la reelección como candidata de Morena al municipio de Puebla.

Para nadie es un secreto que Barbosa ha apoyado políticamente la postulación del expresidente del Congreso local, Gabriel Biestro, quien, seguro de ganar el proceso interno, pidió licencia a su cargo y no elucubró un “Plan B” para competir por cualquier otro puesto de elección popular.

Hoy el grupo político de Biestro, respaldado por el gobernador, ha impugnado el proceso mediante el que fue electa Claudia Rivera. Será una impugnación de largo aliento que durará hasta el día de la elección el 6 de junio, sino es que más allá.

Hablo en sentido figurado, claro, pero convencida de que la disputa de los grupos al interior de Morena será más álgida que nunca y en los próximos días veremos saltar del barco a las primeras ratas, como siempre sucede.

Muchas para sumarse al equipo de Eduardo Rivera, incrédulas de que la impugnación de Gabriel pueda prosperar, y otras para hacer las paces con la alcaldesa de la capital. Así es la política, llena de traiciones, conveniencias y sorpresas de último momento.

Hasta hace unos meses, nadie podría creer que Claudia Rivera lograra contender por la reelección, estaban seguros que Biestro sería el candidato. Nada, todo cambia siempre en el último momento y toma el giro menos esperado.

¿Creían que las intermedias serían tranquilas? Por lo menos esta semana prepárense porque el diputado con licencia va a todas las instancias para intentar que se reponga el proceso y, sobre todo, sea transparente.

Ah, otra cosa, la elección de los candidatos es de cúpulas, nunca es democrático ni limpio. Todo siempre está negociado. La impugnación, entiendo, atacará cada frente y podría mover aún más las fichas del próximo 6 de junio.

Una batalla que se librará de forma alterna es la del poder del Congreso de Puebla. Rivera intentará colar a su grupo político para impedir que sus cuentas públicas sean detenidas desde el Legislativo y Barbosa, como también lo dijo hace varios meses en entrevista con este medio de comunicación, buscará generar consensos con todos sin importar de qué partido provengan. En eso, es experto.

***

Calma con aventurarse a decir que Edmundo Tlatehui es ya el candidato del PAN a la presidencia municipal de San Andrés Cholula solo porque ganó “la consulta indicativa”.

Al segundo proceso se inscribieron únicamente Tlatehui y Rafael Cuautle. Porque los demás están convencidos que la consulta está fuera de la ley electoral.

Participaron, según, 587 de 802 militantes, y el 75% favoreció a Edmundo Tlatehui.

Sin embargo, Blanca Jiménez y Ray Cuautli mantienen procesos jurídicos muy sólidos en contra del primer proceso.

Blanca Jiménez defiende la tesis de que San Andrés debió ser asignado para mujer por equidad de género. Cuautli pelea por que se respeten sus derechos político-electorales por la designación que a su favor había hecho la Comisión Permanente.

Alguno de los dos, creo, va a ganar y Tlatehui se quedará sin candidatura, eso sino es que antes lo detienen porque el fin de semana el Auditor Superior del Estado sumó su nombre a la denuncia que existe contra el exalcalde Leoncio Paisano por desvío de recursos.

Selene Rios

JV

BUAP