19 de Abril del 2021

¡No se hagan los sorprendidos!

Por Viridiana Lozano / /
¡No se hagan los sorprendidos!
Fotos: Central

Guía para irreverentes

Las últimas horas al interior del PAN han sido de lo más intensas por la designación de candidatos, ejecutada desde la Comisión Permanente el domingo en una sesión maratónica.

Los casos en donde hay mayor descontento son San Andrés Cholula, con la designación de Raymundo Cuautli; San Martín Texmelucan, con Edgar Salomón, y Tehuacán, con Jacobo Aguilar.

No es la primera vez que en un partido se habla de venta de candidaturas, la mayoría de los dirigentes han sido acusados de eso, de recibir dinero a cambio de la designación de candidatos, y no es que con ello quiera normalizarlo o plantear la idea de “lo hacen todos qué más da si Geno también”, sino que a mí parecer suena algo irreal precisamente en estos casos.

Vayamos por partes. Todos los candidatos que han levantado encuestas en los últimos días saben que Morena está arriba en promedio 14 puntos. Va a ser muy difícil arrebatarles el poder.

Ahora, específicamente en estos tres casos: San Martín Texmelucan, San Andrés Cholula y Tehuacán, yo me atrevería a decir que es prácticamente imposible que ganen ante los morenistas.

En Tehuacán, empezando porque es de interés particular del gobernador de Puebla y que nadie se quiere enfrentar con él. En San Martín la marca Morena está a más de 20 puntos de distancia y en San Andrés, Karina Pérez Popoca lleva meses con una estrategia de entrega de apoyos que la ha distanciado 14 puntos de sus adversarios.

Claro que perder en San Andrés y luego peor con un ex priista o ex militante de no sé cuántos partidos es peor que perder con otro.

¿Por qué los postulados pagarían hasta 8 millones de pesos por un municipio que es así de complicado ganar para el PAN?

El caso de Tecamachalco sí es de mención especial, porque Inés Saturnino salió con 11 puntos de ventaja y el PAN no se quiso arriesgar no por el tema de violencia de género, sino porque al exalcalde en cualquier momento lo detienen. Eso sí, con el candidato que escogieron, planeado o no, le dejarán la plaza a Morena.

Ayer, en entrevista con Central Electoral la propia Genoveva Huerta aceptó que Inés Saturnino era el mejor, pero que las encuestas no fueron definitivas para la selección de candidatos.

Y ese es el segundo tema que quiero plantear aquí. La estrategia del estatal para la selección de perfiles fue la de instaurar mesas de trabajo en cada municipio, lo primero que se les pidió fue un candidato de unidad y, sino se ponían de acuerdo, una encuesta, pagada por ellos mismos, para que la Permanente tuviera un parámetro para las designaciones.

En muchos casos, no en todos, se les pidió pagar dos encuestadoras, y nada más. Nunca se hizo el compromiso de que el mejor sería en candidato. ¡No se hagan los sorprendidos!

¿Por qué cuando se les pidió pagar la encuesta? Y de eso tiene ya más de dos meses ¿nadie salió a quejarse?

Ahora sí, los no beneficiados gritan ¡fraude!

Otra cosa es que la convocatoria, lean bien, dice que los candidatos serán electos por dos terceras partes de la Comisión Permanente y que luego serán ratificados por la nacional.

Es decir, en la dirigente del partido no está del todo el poder de designación. Estuvo en la Permanente que los Yunquistas-Morenovallistas aseguraban controlar y estará en la dirigencia nacional cuya Permanente se espera que sesione a más tardar la otra semana.

Así que si alguien tiene quejas córranle con Marko Cortés porque él aún los puede salvar.

IEE Puebla