Puebla, 04 de diciembre del 2021

El regreso del panismo tradicional

Por Viridiana Lozano / /
El regreso del panismo tradicional
Foto: Central

Guía para irreverentes

Hace más de 10 años que el Yunque y los panistas tradicionales como Eduardo Rivera, Ana Teresa Aranda y Augusta Díaz de Rivera fueron desplazados de Acción Nacional en Puebla por la llegada del morenovallismo.

El grupo político que presidía el exgobernador Rafael Moreno Valle les quitó todo tipo de poder en el PAN, los relegó de los cargos y candidaturas e inició una cruenta persecución en contra de Lalo Rivera, por sus cuentas públicas, y de Anatere, por su rebeldía.

Este 14 de noviembre, con el triunfo de Augusta Díaz de Rivera, ese panismo tradicional recuperó el poder, y lo conservarán al menos durante la elección del 2024, en la que ya ven a Eduardo Rivera como su candidato al gobierno del estado, aunque él todavía no quiera hablar de eso.

Los números dejan ver una pulcra operación en la capital, en donde Augusta Día de Rivera arrasó con mil 749, contra 805, y en otros municipios en donde su triunfo fue también contundente como: San Andrés Cholula, gracias a Edmundo Tlatehui; San Pedro Cholula, Tehuacán y Atlixco.

Los resultados también dejan ver las carencias del equipo que reunió Genoveva Huerta para operar, el más visible. En Atlixco, a pesar de tener con ella al exalcalde, logró solo 149 votos, contra 219 de su adversaria.

En Tecamachalco, donde Inés Saturnino se vendía como el gran operador, Genoveva Huerta logra 153 votos, contra 66 de Augusta, pero el padrón es de 333 militantes. Saturnino otra vez falló como operador y ahora queda, afortunadamente, a la deriva.

Jorge Aguilar Chedraui tenía en Genoveva Huerta su última oportunidad de regresar del exilio y le apostó, sin éxito, a la operación al interior del estado.

Algunos exmorenovallistas que saltaron del barco a tiempo y operaron a favor de Augusta Díaz de Rivera se lograron salvar, como Jesús Zaldívar, Mario Riestra, Chucho Morales y Blanca Jiménez, quien de ninguna manera podía estar a favor de Genoveva Huerta.

El triunfo de “Tití” también entierra la polémica de las cuotas que supuestamente debía entregar Rivera al grupo del estatal. Inteligentemente, el alcalde aplazó su decisión hasta saber cuál sería el rumbo del partido.

El panismo tradicional, como les dije al principio, está de regreso y en el primer minuto de su gestión empezará a operar por el 2024.

Selene Rios

JV

BUAP